(La Tercera-Pulso) Un nuevo frente se abrió esta semana en el polémico caso de Enap en Quintero-Puchucaví, que se desató en agosto de 2019. Esto, pues ayer la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) notificó a Enap de la reapertura de la investigación por el caso de contaminación iniciado en septiembre de 2018 tras las intoxicaciones de 1.200 vecinos en las comunidades de Quintero y Puchuncaví.

“Sin duda nos sorprende la decisión de la SMA, luego de haber transcurrido más de 500 días desde el cierre de la investigación y de haber demostrado Enap de manera fehaciente -y con respaldo técnico de reputados expertos- que las infracciones que se le imputaron no han causado efecto alguno en la salud de la población”, afirmó la compañía en un comunicado este jueves.

[LEA TAMBIÉN: Superintendencia de Medio Ambiente reabre investigación y reformula cargos contra Enap Refinerías]

En esta línea, Enap señaló que, hasta ahora, la SMA y otras autoridades han sostenido al menos tres tesis distintas para responsabilizarla y explicar cómo, supuestamente, habrían ocurrido los hechos.

“Con esta nueva decisión de reabrir la investigación, la SMA pretende sostener una cuarta tesis con hechos potenciales y afirmaciones condicionales, solo con la finalidad de intentar atribuir nuevamente la responsabilidad a Enap, olvidando que los eventos de intoxicación solo se detuvieron luego de la entrada en vigencia de los planes operacionales de reducción de emisiones aplicables a todas las empresas del complejo industrial”, argumentó la empresa.

Por último, Enap afirmó que no tiene responsabilidad en los hechos ocurridos en Quintero y Puchuncaví, y que están evaluando el curso de acción para seguir defendiendo sus intereses.