(La Tercera-Pulso) Las acciones de SQM y otros importanes productores de litio a nivel mundial se desplomaron este miércoles luego que, en el marco del evento “El Día de la Batería”, Elon Musk, el fundador y dueño de Tesla, el principal fabricante de autos eléctricos a nivel global, anunciara que buscarán aplicar nuevas tecnologías que permitan reducir la dependencia del mineral para ahorrar costos en la fabricación de las baterías.

Los papeles de SQM-B cerraron con un retroceso de 9,2% a $23.100 en la Bolsa de Comercio de Santiago, con lo que anotaron su nivel más bajo desde el 3 de agosto y su peor desempeño diario desde 18 de marzo.

En tanto las acciones de la serie A cayeron 6,18% a $18.202.

De este modo en la jornada la minera no metálica perdió US$608,14 millones en capitalización bursátil la que descendió a US$6.895,3 millones.

La baja en las acciones llevó a la Bolsa de Santiago a emitir una consulta a la empresa solicitando una explicación para dicho descenso. En respuesta Ricardo Ramos, gerente general de SQM, señaló que “al respecto, podemos infomar a usted, que no conocemos ningún hecho o evento que pueda explicar la variación el precio de la acción”.

Cambio en las expectativas

Previo al evento de Tesla, que se realizó ayer, los inversionistas esperaban que el potencial de baterías más baratas impulsara la penetración de los autos eléctricos y con ello la demanda de litio, pero ahora el anuncio de Musk cambia la perspectivas para el sector, señaló el analista de Morgan Stanley, Javier Martínez de Olcoz en una nota.

“La emoción será reemplazada por preocupaciones, ya que la nueva tecnologías anunciadas pueden reducir el uso de litio y costos de producción”, añadió.

A ello se sumó que Musk indicó que la compañía ingresará al negocio del litio, mediante la producción propia de los yacimientos que posee en Nevada, Estados Unidos.

Ganancias de SQM caen 36,5% en primer semestre y precio del litio se mantiene a la baja

Otras productoras

En tanto, Aleksey Yefremov, añalista de de KeyBanc dijo que el “Día de la Batería” de Tesla no fue el catalizador positivo largamente esperado para las existencias de litio bajo su cobertura: las productoras Albemarle y Livent.

“Si bien se cuestionarán las afirmaciones de Tesla con respecto al litio, las conclusiones iniciales no son positivas para los jugadores de litio establecidos”, afirmó.

En efecto los papeles de la gigante estadounidense Albemarle se hundieron 15,56% a US$80,42 en Wall Street, los Livent cayeron 9,01% a US$7,57 y los de Lithium Americas perdieron 20,70% a US$9,50.

[LEA TAMBIÉN: Tesla anuncia que su “Battery Day” se realizará en septiembre y lo hará lo forma presencial]

Tesla también se desploma

Pero los anuncios de Musk no sólo desilusionaron a los inversionistas de las productoras de litio, también decepcionaron a los de la propia Tesla.

Tesla perdió US$ 50.000 millones en valor bursátil tras el retraso de las prometidas baterías
Las acciones de la fabricante de autos eléctricos se desplomaron 10,34% a US$380,36 en la Bolsa de Nueva York, tras perder US$50 millones de capitalización bursátil en la jornada anterior.

Los inversionistas esperaban que en el evento, en el que además de Musk participan otros ejecutivos de la compañía, se hicieran dos importantes anuncios, los cuales no se cumplieron: el desarrollo de una batería de un “millón de millas” que dure 10 años o más, y un objetivo específico de reducción de costos expresado en dólares por kilovatio hora, que finalmente bajaría el precio de un vehículo eléctrico por debajo de uno a gasolina.

Los mercados

Pero no sólo para los productores de litio fue una jornada negra, ya que las principales bolsas del mundo también cedieron antes los temores por una segunda ola del coronavirus y, de hecho, el MSCI World cedió 1,61% en la jornada.

El IPSA, en tanto, fue el índice de peor desempeño a nivel global medido en dólares, con una caída de 3,5%, mientras que el Bovespa perdió 2,61%.

Felipe Jaque, economista jefe de Security, señala que los movimientos se dan en “un contexto de alguna mayor percepción de riesgo sobre la reactivación de la economía global (datos en Europa en particular), apreciación del dólar global y la consecuente caída en precios de materias primas. Como es esperable, este entorno es algo más desfavorable para economías más abiertas y expuestas al ciclo externo, como es el caso de Chile. Y a eso debemos sumar que se mantienen niveles de incertidumbre local que explican parte del comportamiento de la bolsa y el tipo de cambio”.

El S&P 500 cayó 2,37%, el Dow Jones 1,92% y el Nasdaq 3,02%