Las invenciones de almacenamiento de electricidad han crecido un 14% anual durante la última década, según indicó  un nuevo estudio conjunto de la Oficina Europea de Patentes y la Agencia Internacional de Energía (AIE), donde se sostiene que estas tecnologías se han vuelto asequibles y flexibles, estando diseñadas “para catalizar las transiciones hacia la energía limpia en todo el mundo, permitiendo que la electricidad más limpia penetre en una creciente gama de aplicaciones”.

“Entre 2005 y 2018, la actividad de patentamiento de baterías y otras tecnologías de almacenamiento de electricidad creció a una tasa media anual del 14% en todo el mundo, cuatro veces más rápido que la media de todos los campos tecnológicos”, señala el informe.

Análisis

El documento analiza la innovación en baterías y almacenamiento eléctrico a nivel global, señalando que los datos de patentes muestran “que las baterías representan casi el 90% de toda la actividad de patentes en el área del almacenamiento de electricidad, y que el aumento de la innovación se debe principalmente a los avances en las baterías de iones de litio utilizadas en dispositivos electrónicos de consumo y automóviles eléctricos”.

“La movilidad eléctrica, en particular, está fomentando el desarrollo de nuevas químicas de iones de litio destinadas a mejorar la producción de energía, la durabilidad, la velocidad de carga / descarga y la reciclabilidad. El progreso tecnológico también se ve impulsado por la necesidad de integrar mayores cantidades de energía renovable, como la energía eólica y solar, en las redes eléctricas”, se agrega.

[LEA TAMBIÉN: Las cinco propuestas de almacenamiento de energía presentadas en el actual proceso de planificación de la transmisión]

El estudio conjunto indica que Japón y Corea han establecido un fuerte liderazgo en la tecnología de baterías a nivel mundial, y que el progreso técnico y la producción en masa en una industria cada vez más madura han llevado a una caída significativa en los precios de las baterías en los últimos años.

“Los precios han bajado casi un 90% desde 2010 en el caso de las baterías de iones de litio para vehículos eléctricos, y alrededor de dos tercios durante el mismo período para las aplicaciones estacionarias, incluida la gestión de la red eléctrica”, sostiene el informe.

“Desarrollar un almacenamiento de electricidad mejor y más barato es un gran desafío para el futuro. De acuerdo con el Escenario de Desarrollo Sostenible de la AIE , para que el mundo cumpla con los objetivos climáticos y de energía sostenible, se necesitarán cerca de 10000 GWh de baterías y otras formas de almacenamiento de energía en todo el mundo para 2040, 50 veces el tamaño del mercado actual”, concluye el estudio.

“Las proyecciones de la IEA dejan en claro que el almacenamiento de energía tendrá que crecer exponencialmente en las próximas décadas para permitir que el mundo cumpla con los objetivos internacionales de clima y energía sostenible. La innovación acelerada será esencial para lograr ese crecimiento”, dijo el director ejecutivo de la IEA, Fatih Birol.