(El Mercurio)  La estatal Enap se encuentra en medio de un roadshow, que tiene por objetivo emitir bonos cuantificados en US$187 millones, en una operación en la que la empresa está siendo asesorada por BCI.

Según confirmaron desde la compañía, el destino de dichos recursos -que con por un plazo de cinco años y cuentan con una clasificación de riesgo AAA- es reestructurar pasivos bancarios de corto plazo.

El proceso de promoción se extenderá hasta hoy, mientras que la apertura de órdenes sería el próximo lunes y martes, y la colocación el jueves 24.

En tanto, si bien la emisión no compromete la adquisición de deuda nueva, la compañía acumula más de US$4.000 millones en pasivos. La petrolera vive una compleja situación financiera, luego que cerrara el primer semestre de 2020 con una pérdida después de impuestos de US$129,7 millones, lo que se compara con los US$18,33 millones que registró en igual tramo de 2019.

Los resultados se explican por el históricos desplome internacional en los márgenes de refinación, una importante disminución en la demanda local y la fuerte caída de los precios del petróleo a nivel global.

Es por esto que la firma implementó un plan de austeridad que ha permitido generar ahorros en el primer semestre por US$115 millones en gastos fijos, de administración y otros contratos de servicios y asesorías, a lo que se suma la reducción de inversiones por más de US$200 millones.