Con el título “Chile necesita una Ley de Eficiencia Energética… Ahora!”, representantes de asociaciones gremiales, ambientalistas y ex autoridades  del sector enviaron una carta a los parlamentarios y parlamentaria en la que formularon un llamado para finalizar urgentemente la tramitación del proyecto Ley de Eficiencia Energética.

A la misiva adhieren Juan Francisco Richards, presidente de Anesco Chile; Andrés Rebolledo, ex ministro de Energía; Sara Larraín, directora ejecutiva de Chile Sustentable; Marcelo Mena, ex ministro de Medio Ambiente;Alex Godoy, miembro  del Comité; IPCC Ricardo Bosshard, director de WWF Chile; Claudio Seebach, presidente ejecutivo de Generadoras de Chile; Carlos Finat, director ejecutivo de Acera A.G.; Anahí Urquiza, académica de la Universidad de Chile; Andrés Antivil, ex presidente del Cosoc Energía; Nicola Borregaard, gerenta de EBP Chile; Andrés Romero, ex secretario ejecutivo de la CNE; Gianni López, director del Centro Mario Molina, Hernán Calderón, presidente de Conadecus y Erwin Plett, presidente de la  Comisión de Energía del Colegio de Ingenieros.

Contenido

En la carta se recuerda que este proyecto está próximo a cumplir dos años en el Congreso. “Desde marzo de este año, se debate en la Comisión de Minería y Energía del Senado, y hoy Chile sigue siendo el único país de la OECD sin una Ley de Eficiencia Energética. Este es un paso necesario y mientras antes lo demos, será mejor para todos y todas”.

“La Ley se encuentra en su último trámite en el Congreso y está prácticamente consensuada. Muchos hemos planteado un mayor nivel de ambición y aspiramos a compromisos más profundos, sin embargo, estimamos que es un buen punto de partida que refleja, sobre todo, el consenso existente en esta etapa”, se agrega.

[LEA TAMBIÉN: Coronavirus: empresas de eficiencia energética proponen medidas de apoyo al sector ante crisis]

Según los adherentes a la misiva, el llamado a los legisladores es a aprobar a la brevedad la iniciativa legal, pues “estamos convencidos que su vigencia será una crucial contribución a la recuperación sostenible del país, pues permitirá la creación de empleos y la disminución de fuentes contaminantes que afectan la vida de miles de chilenos, así como aumentar la competitividad de la industria local”.

“El ineficiente uso de la energía en Chile ofrece una gran oportunidad para reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero y de contaminación local. Hasta la crisis sanitaria del Covid-19, miles de chilenos morían producto de la mala calidad del aire. Con Eficiencia Energética, se prevé que disminuirán hasta un 40%, las emisiones de CO2, al tiempo que es el habilitante de tecnologías más limpias en emisiones locales”, se indica.

También se asevera que contar con una Ley de Eficiencia Energética “es disponer de un instrumento de política pública que entregará las herramientas para promover y coordinar los planes transversales en esta materia y , sobre todo, es una señal de prioridad del Uso Eficiente de la Energía como base de la transición y el desarrollo sostenible”.

“Consideramos que como primer paso, la Ley debe ponerse en marcha, sin descartar una posible mejora futura, una vez puesto en marcha el Plan Nacional de Eficiencia Energética y Reglamento. Se requiere con urgencia contar con esta Ley para que contribuya decididamente al proceso de reactivación sostenible y sigamos construyendo la matriz energética que deseamos” se concluye.