(Diario Concepción) Reciente fue el dictamen de la Corte Suprema que autoriza a GNL Talcahuano utilizar la infraestructura existente del Gasoducto del Pacífico una vez comience a operar el terminal gasífero, más respuestas del Tribunal Ambiental que ha rechazado varias reclamaciones en contra del proyecto y de su aprobación, permiten al titular vislumbrar una senda despejada con miras al inicio de obras.

 

Y fue el vicepresidente de Desarrollo de Proyectos de GNL Talcahuano, Francisco Ibieta, quien confirmó a este medio que para marzo de 2021 tienen proyectado iniciar las obras cuya inversión alcanza los US$160 millones.

“El proceso completo hasta la puesta en marcha durará 18 meses, por lo que podríamos estar inyectando gas a parte del sector industrial de la intercomuna en el segundo semestre de 2022. Ya muchas empresas nos han preguntado sobre los plazos, ya que comienzan a proyectar su consumo”.

Son contratos sujetos a confidencialidad, pero Ibieta adelantó que se trata de industria energética, de manufactura y generadores de energía, “que ven en la llegada del gas una posibilidad de bajar sus costos”, puntualizó Ibieta.

[LEA TAMBIÉN: Proyectos GNL: Avanza el norte y se traba el sur]

Consultado sobre un posible uso residencial, el ejecutivo dijo que está la posibilidad de vender a quienes tienen acceso a las cañerías residenciales, es decir, podrían vender a Gas Sur, que es el proveedor local, lo cual dependerá de las condiciones de precio, aunque adelantó que la entrada de GNL Talcahuano amplía la competencia y de todas formas impactará a la baja el precio, puesto que hoy se debe traer vía terrestre, en camiones, hasta Pemuco, donde se regasifica y se inyecta al gasoducto.

“El otro efecto positivo de contar con suministro constante y a buen precio, es que motiva, aparte de la tasa de reemplazo, la reconversión, porque las empresas tendrán certeza al proyectar su operación”, enfatizó.

Al consultarle sobre los detractores y el mensaje hacia ellos, Ibieta recordó las recientes palabras del ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, en el sentido de que la ciudadanía debe confiar en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental y en el resto de la institucionalidad ambiental, recordando que igualmente está la Superintendencia que vela por el cumplimiento de los compromisos establecidos en la respectiva Resolución de Calificación Ambiental.