(El Mercurio) Un largo y polémico trámite tuvo la ley que suspende el corte de servicios básicos como protección ante el impacto de la pandemia. Sin embargo, tras la promulgación de dicha norma el 24 de agosto, ha existido una muy leve alza de los clientes que acceden a dicho beneficio, el cual antes funcionaba bajo el marco del acuerdo alcanzado entre las empresas de distribución y el Gobierno.

Según detalló el superintendente de Electricidad y Combustibles, Luis Ávila, desde que se anunció el acuerdo, la cifra fue de 120 mil beneficiados, y desde que entró en vigencia la nueva normativa en agosto, solo se han sumado 7.851 clientes. Esto, considerando un universo de unos 3 millones de clientes.

La autoridad, que ayer participó de la comisión de Economía de la Cámara de Diputados, sostuvo que en el caso de los clientes de gas residencial en un inicio fueron 3.243, a los que se han sumado otros 973 clientes.

“Dado que hay certeza de que no hay corte, es probable que cuando se acerque la fecha de término de beneficios (en noviembre), y que podrían tomarse las acciones (corte), tengamos muchas más solicitudes. Probablemente haya que trabajar en evitar que ese fenómeno se produzca”, sostuvo el superintendente.

[LEA TAMBIÉN: Servicios básicos de agua y electricidad suman alrededor de 1,4 millones de clientes morosos]

En cuanto a la tasa de de aprobación de solicitudes, desde el organismo detallaron que antes de la ley, el porcentaje llegaba al 95,93%, mientras que para el segundo grupo, que pidió el beneficio tras la aprobación de la norma, el porcentaje alcanza el 92,57% de aprobación.

Respecto de supuestas alzas de tarifas, desde la SEC confirmaron que no se ha detectado ningún cobro que no esté ajustado a la norma y que las diferencias detectadas en las cuentas están asociadas a las lecturas provisorias que se realizaron desde las cuarentenas.

En el caso del agua potable, el superintendente de Servicios Sanitarios, Jorge Rivas, detalló que tras la promulgación de la ley, los beneficiados pasaron de 39 mil a 42 mil.

La autoridad detalló que la cantidad de morosos, que son aquellos con deudas de más de 60 días, pasó de los 300 mil clientes el año pasado, a 654 mil clientes al 15 de agosto pasado.