Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera A.G.), planteó que en el país están dadas las condiciones para que en el futuro se incorpore el almacenamiento de energía dentro de las licitaciones de suministro eléctrico, como ocurrió la semana pasada en Portugal, donde se adjudicaron 483 MW de potencia a este tipo de tecnología, asociada a la generación solar.

En el país europeo también se alcanzó un nuevo récord mundial en el precio de la energía solar, de 11,1 euros por MWh (unos US$13).

A juicio de Finat, los resultados de este proceso eran esperables «dada la curva de descenso de los costos de inversión de la tecnología solar, los cuales se pueden ver tan bajos, como el resultado en Portugal, en la medida en que quién licita establece condiciones claras y competitivas, ofreciendo contratos de largo plazo».

[LEA TAMBIÉN: Los proyectos solares con almacenamiento reinan en la subasta renovable de Portugal]

El ejecutivo piensa que en Chile se podría llegar a niveles de precio cercanos, pues dijo que el país cuenta con un «subsidio natural al recurso solar, en términos de que la radiación es la mejor del mundo en algunas zonas, lo cual es una ventaja para producir energía eléctrica, haciendo la misma inversión. El avance que está teniendo hoy día las tecnologías, como paneles fotovoltaicos bifaciales, va ofreciendo una mejora en la eficiencia de generación, lo que en un mercado competitivo beneficia a los consumidores».

«Si uno se atiene a precios específicos, las condiciones para que los precios sean eficientes, es que el mercado sea competitivo, que la duración de los contratos sea compatible con una amortización de las inversiones en el largo plazo, de 15 a 20 años, y que la percepción de riesgo de los inversionistas sea baja, es decir que vea una estabilidad regulatoria y económica», explicó.

Según Finat, los resultados alcanzados por las tecnologías de almacenamiento en la subasta portuguesa son «interesantes», señalando que este solución es una realidad en Chile, «con proyectos que se van a construir y otros que están en tramitación ambiental, con un marco regulatorio completo y con la reducción de costos, así que se podría pensar en incorporar rápidamente el almacenamiento».