El almacenamiento de energía con aire líquido es una tecnología es la propuesta de la empresa Highview Power, que desarrolla estos proyectos, que se basa en convertir en aíre en líquido, enfriándolo a -196 °C para almacenarlo en tanques aislados térmicamente a baja presión. Posteriormente es calentado a una temperatura ambiente para una regasificación rápida, con una expansión de volumen de 700 veces, y así se usa para impulsar una turbina de vapor asociada a un generador.

A diferencia de los otros sistemas de almacenamiento químico, esta tecnología usa un ciclo termodinámico que se integra con otros procesos térmicos, como las plantas de regasificación de GNL, ya que puede utilizar corrientes de calor y frío para la eficiencia de estos procesos, al convertir su energía térmica residual en un recurso útil para el sistema de almacenamiento térmico.

Desarrollo

Esta tecnología será desarrollada en Chile por Energía Latina, empresa que próximamente presentará un primer proyecto para el sistema eléctrico local

La tecnología de Highview Power se llama CRYOBattery y, según la compañía, “es una solución de almacenamiento de energía a gran escala de red y con descargas de larga duración disponible en la actualidad, en el rango de GWh, que supera muchas de las limitaciones planteadas por otras tecnologías de almacenamiento”.

“La tecnología puede entregar en cualquier lugar desde 50 MW/250 MWh a más de 200 MW/2 GWh de energía, con aproximadamente la mitad de costos que las baterías de Li-ion y con emisiones nulas, teniendo en cuenta su eficiencia del ciclo de 60%, que puede elevarse por encima del 70% reutilizando la energía térmica (calor/frío) residual de otras fuentes industriales”, se indica.

[LEA TAMBIÉN: Seminario online de Cigre Chile analizará sistemas de almacenamiento de energía]

Proyecto

Highview Power comenzó la construcción de la batería de aire líquido más grande del mundo en Trafford Energy Park (Manchester, Reino Unido), la cual usará energía renovable para comprimir aire, convertirlo en líquido y después almacenarlo. Según indican en la empresa, “cuando aumenta la demanda de energía, el aire líquido se convierte de nuevo en gas que impulsa una turbina que vierte energía verde a la red”.

La capacidad de almacenamiento de la planta de Manchester supera los 250 MWh y su construcción se inició este año y, cuando entre en operaciones, se estima que podrá abastecer de energía a 200.000 hogares durante al menos cinco horas.

 

La empresa también está desarrollando proyectos en otras zonas del Reino Unido, Europa continental y Estados Unidos, donde ya se ha hecho público un proyecto de 50 MW/400 MWh en Vermont, que está previsto terminar en 2022.

Además, la compañía también ha realizado movimientos en España donde el año pasado firmó un acuerdo con la ingeniería TSK para el desarrollo de diversos proyectos de almacenamiento.