Se publicó en el Diario Oficial el cambio realizado por el Ministerio de Energía, en que se revoca parcialmente el decreto 231 de 2019, decretando que el proyecto de transmisión en HVDC (corriente continua) Kimal-Lo Aguirre no se someta a estudio de franjas, con lo cual se acelera el proceso para que esta obra pueda entrar en marcha en 2028 y no en 2031 como estaba previsto hasta ahora.

Este proyecto de transmisión, de acuerdo con las estimaciones del Coordinador Eléctrico Nacional, supone una inversión de US$1.200 millones, con una línea de 1.500 kilómetros, de al menos 600 kV, que conectaría la Región de Antofagasta con la Región Metropolitana, usando la tecnología de corriente continua, la cual tendría una capacidad cercana de 2.000 MW.

[LEA TAMBIÉN: Transmisión: las tecnologías que esperan debutar en el sistema local]

El decreto del Ministerio considera que esta iniciativa “es de vital importancia para la adecuada operación del sistema eléctrico nacional”, por lo que no someterla a estudio de franja implica reducir los tiempos para su futura construcción y puesta en marcha.

Se indica que esta decisión responde a la necesidad de aumentar la seguridad y continuuidad en la operación del sistema eléctrico, considerando el adelantamiento del proceso de descarbonización, con la salida de las centrales a carbón.

También se señala que la crisis sanitaria del Covid-19 ha incrementado las restricciones de movimiento a lo largo del país,  lo que constituiría “un importante obstáculo para el desarrollo del estudio de franjas, cuya ejecución de estructura sobre el levantamiento de información territorial”.