(La Tercera-Pulso) Hace dos semanas se inició un plan de reconversión de leña, que permite a los clientes podrán optar por un descuento en su tarifa para calefacción y así dejar de ocupar este combustible, para así combatir la contaminación en las localidades de la zona centro sur del país.

La iniciativa estará disponible- en una primera etapa- en 10 comunas con alto nivel de concentración de MP 2.5 o que ya cuentan con programas de recambio de calefactores vigentes.

La medida, que ya comenzó regir, trae consigo el regreso de los medidores inteligentes. En concreto, los clientes que opten por el beneficio anunciado pueden también solicitar el aparato que el año pasado causó una importante polémica, donde la ciudadanía lo rechazó profundamente, pues el recambio de medidor tradicional a inteligente debía ser pagado por ellos.

Sin embargo, la situación actual es diferente. La norma sostiene que si el cliente quiere participar en el plan de reconversión energética debe contar con una solución de medición que permita registrar los aumentos de consumos provenientes de los equipos de calefacción. Sin embargo, durante los primeros dos años dicha solución de medición puede ser reemplazada por un mecanismo de estimación de dichos aumentos en base a los consumos históricos.

Entonces, el cliente puede optar por tener un medidor inteligente o que le calculen el consumo.

“Si el usuario accede a esta tarifa especial puede optar a que sus consumos sean medidos o calculados. Posteriormente, y sólo si opta por estos beneficios, deberá tener un medidor horario. Pero dependerá del cliente si es que determina que el beneficio global le conviene”, se explicó desde la Comisión Nacional de Energía (CNE).

[LEA TAMBIÉN: Tres ejes para una nueva distribución]

Implementación

Las distribuidoras que ya están implementado el recambio son diversas, entre las que se encuentran Saesa y CGE, además de algunas cooperativas eléctricas. Cada una está tomando distintas opciones; donde algunos decidieron instalar medidores inteligentes -el costo lo asumen ellos- y otros están buscando alguna estrategia para llevar a cabo.

Por ejemplo desde Grupo Saesa no se refirieron a la estrategia que utilizarán, pero dijeron que “hoy el proceso de recambio a medidor inteligente es opcional, a pedido del cliente en las áreas que tengan cobertura, o a petición del municipio en las áreas que se desee ampliar la cobertura y cuenten con los clientes suficientes. Así, agregaron que “el cambio de equipo no tiene costo para el cliente y el mantenimiento y/o reemplazo de éste queda a cargo de la empresa distribuidora. El costo del sistema no está incorporado en la tarifa, por lo tanto, los clientes no lo financian”.

En tanto, desde Ecom Energía, su director ejecutivo, Sebastián Novoa, señaló que la instalación de medidores inteligentes para la reconversión energética es una solución creativa para mostrar de forma directa los beneficios del aparato. “La gente obtendrá un claro rédito por su instalación y abrirá puertas para la prestación de nuevos servicios como el monitoreo en línea de los consumos”, aseguró Novoa.

El ejecutivo agregó que “en una primera instancia, el mayor beneficio es el acceso a la calefacción eléctrica con un precio reducido, sin trazabilidad no hay “bolsas de energía”. Ahora, sin duda su implementación da un puntapié inicial a la portabilidad eléctrica y una bajada de lo que la comercialización libre de energía puede llevar a los hogares del país”.