(El Mercurio) El boom de los autos eléctricos sigue siendo el motor del impulso de la demanda mundial del litio, que continuará al alza en la próxima década, según las últimas proyecciones realizadas de Cochilco. Estas serán reveladas hoy por el organismo.

Si en 2016 la demanda destinada a estos autos era un 18% del total, en 2019 creció un 32%, mientras que mirando a 2030, las perspectivas apuntan a que sea responsable de hasta el 80% del consumo global de litio, lo que implica 1,4 millones de toneladas de carbonato de litio equivalente (LCE).

La tendencia se explica por la intensidad de uso del mineral en las baterías de estos vehículos, cada vez más utilizados, ante los esfuerzos por encontrar fuentes de transporte menos contaminantes que sustituyan el uso de combustibles fósiles.

El resto de la demanda viene de usos más maduros, como lo son equipos electrónicos, los que presentan una proyección de crecimiento menos variable. Pero existen también algunos más volátiles, tales como las baterías de ion-litio para bicicletas eléctricas o e-bikes, o los sistemas de almacenamiento energético.

[Siga leyendo esta noticia en El Mercurio]