En 60% se estima la reducción de los volúmenes de energía contratados en base a plantas de carbón a 2025, debido a que algunos contratos estarían llegando a término, lo que se suma también a las renegociaciones entre grandes clientes, como empresas mineras y las generadoras que usan esta tecnología.

Este fue uno de los datos que expuso Rodrigo Quinteros, director de Moray Energy, durante la sesión de la Comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados que analiza el proyecto de ley que busca acelerar la descarbonización, con el retiro inmediato de todas las centrales a carbón a partir de 2025.

El especialista planteó que el cese de operaciones del 100% de estas centrales de generación para ese año “parece muy encima”, precisando que el sistema, de forma natural, “debiera estar preparado para un 60% de retiro”.

Estimaciones

De acuerdo con el ejecutivo actualmente se están produciendo negociaciones para ver el término de los PPA a carbón que fueron contratados en periodos anteriores: “Hay un interés de las dos partes, de los clientes y los generadores, por buscar una salida privada a la descarbonización y eso significa cambiar el contrato para lo cual fueron diseñadas esas instalaciones, de modo que ahora se adecuen a la realidad de las energías renovables”.

Quinteros indicó que las estimaciones de la consultora apuntan a que a 2025 existiría un 60% menos de contratos a carbón, debido al interés de las empresas mineras de avanzar en la descarbonización, al menor costo de producción que tienen las energías renovables.

[LEA TAMBIÉN: Descarbonización: Estado de Reserva Estratégico traspasaría US$50 millones anuales a generadoras ERNC]

“Si hacer mucho, nosotros estimamos que a 2025 el sistema debiera haber dejado de solicitar suministro de sus proveedores en base a carbón en una magnitud importante, pasando de 4.500 MW a 2.000 MW de PPA en base a carbón”, sostuvo.

A su juicio, el término de los contratos aceleraría el retiro de las centrales a carbón, “mucho más rápido que el que se ha contemplado en los análisis del Coordinador basado en vida útil”, por lo que indicó que el “sistema debe estar preparado para que los dueños de las centrales a carbón empiecen a retirarlas, tal vez más pronto de lo que se está pensando”.

Quinteros dijo que paralelamente a esta dinámica la capacidad instalada de energías renovables tendrán un aumento de 6.000 MW, de aquí a 2025.