El presidente ejecutivo del Consejo Minero, Joaquín Villarino, planteó la creación de plataformas públicas de trazabilidad para los contratos de suministro de energía renovable que establecen las empresas del sector, con el objetivo de fomentar la comercialización minera bajo estándares que respalden el uso de suministro sin emisiones en la producción de la industria.

El ejecutivo formuló esta idea en el conversatorio “Energía: liderando una recuperación verde”, realizado por la consultora EY, donde se analizó este tema con el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, el director ejecutivo de la Asociacióon Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera A.G.), Carlos Finat; la directora ejecutiva de Líderes Empresariales por la Acción Climática, Marina Hermosilla, y el presidente ejecutivo de Generadoras de Chile, Claudio Seebach.

Según Villarino, las empresas mineras están negociando nuevos contratos con generadoras eléctricas para que el suministro que requieren sus procesos productivos provenga de energías renovables, lo que ha significado muchas veces en poner término a contratos previos de largo plazo.

[LEA TAMBIÉN: Corfo apoyará con $252 millones a proyecto de combustible con hidrógeno en la minería]

Además resaltó el papel que ha tenido la industria minera en la incorporación de energía renovable: “Ha sido de alguna manera promotora de la construcción de los primeros parques eólicos en el norte del país, se atrevió a la incorporación de energías de esta naturaleza en procesos que son complejos de modificar, pues la minería tiene una inversión en capital fijo de altísimos montos, y cambios en los procesos pueden ser muy riesgosos”.

Por su lado, el ministro Jobet, destacó el proceso de descarbonización que se impulsa en la matriz energética local, precisando que “podemos producir 70 veces más electricidad con renovables de las que hoy necesitamos, gracias a la mejor radiación solar del mundo en el norte, y los mejores recursos de viento sobre todo en la zona sur. Estos se suma a nuestro gran potencial geotérmico e hidroeléctrico”. 

En un panel moderado por Elanne Almeida, socia de Gobierno Corporativo y Sostenibilidad de EY, los expertos expusieron sus puntos de vista en relación al papel que tienen las energías limpias en reimpulsar la economía de manera sostenible y en un renacer 2.0 del país.

Según Marina Hermosilla, “existe una gran oportunidad en el reacondicionamiento térmico de viviendas en nuestro país y la electrificación del consumo. Si uno mira el parque de viviendas en Chile que llega a más de 5 millones, ¿cuántas tienen un estándar térmico aceptable? Son muy pocas. Si uno mejora el estándar térmico también se está mejorando la calidad de vida de las personas y del aire de las ciudades, y reduciendo el gasto en calefacción. Además, es una medida que se puede implementar en todo el país de manera descentralizada (…), siendo un activador del empleo”.

De acuerdo con Carlos Finat, “los requerimientos térmicos son un factor muy importante, que no sólo generan más trabajo, sino que traen beneficios para la salud. Junto con lo anterior, políticas como el reemplazo de la calefacción a leña, reducen los altos niveles pobreza energética y generan mayor equidad a la transición energética y retorno a nueva normalidad post pandemia”, expresó.

Por otra parte, el presidente ejecutivo de Generadoras deChile, Claudio Seebach, enfatizó en que la sociedad en su conjunto se encuentra a favor del medio ambiente, por lo que se genera una unidad transversal más allá de las divisiones después del 18 octubre y cambio de las prioridades por la pandemia. “Hay un ámbito donde en Chile uno puede encontrar cohesión y es en la acción climática. Necesitamos hacer una transformación en la economía en que exista unión y confianza, y mostrarnos como un país atractivo para invertir, reducir nuestras brechas y ver cuáles son nuestros desafíos para tener un crecimiento sostenible y salir de mejor forma del contexto de la pandemia”, dijo.

Para concluir, todos los especialistas coincidieron en el rol que está jugando electromovilidad, con el aumento de los autos eléctricos y la fuerte presencia que está teniendo en la red de buses del sistema público, convirtiendo a Chile en unos de los países que más ha invertido en vehículos eléctricos para la red de transporte.