Las centrales termoeléctricas a carbón de Bocamina I, Ventanas 1 y 2, junto a las unidades 14 y 15 de Tocopilla serían las que cesarían inmediatamente sus operaciones en el Sistema Eléctrica Nacional, si es que se promulga el proyecto de ley, nacido de una moción parlamentaria, que busca prohibir la instalación y funcionamiento de estas plantas.

Esta iniciativa legal se encuentra en la Cámara de Diputados y también contempla la prohibición de funcionamiento de otras 22 centrales de este tipo, a partir del 31 de diciembre de 2025.

“La aplicación del articulado de la moción parlamentaria al presente año, y sin considerar las centrales que en el marco del plan de retiro voluntario han definido su retiro para el año 2020, implicaría la prohibición inmediata de funcionamiento de 5 centrales que tienen a la fecha más de 30 años de antigüedad (Bocamina 1, U14, U15, Ventanas 1 y Ventanas 2), las que se sumarían a las ya retiradas durante el año 2019 (CTTAR, U12, U13)”, se indicó en la discusión del proyecto en la comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados.

[LEA TAMBIÉN: Nuevo revés para el gobierno: Comisión de Medio Ambiente aprueba proyecto que prohíbe instalación y funcionamiento de centrales a carbón]

Impacto económico

En la discusión legislativa también se mencionó el estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre el impacto económico y laboral del retiro y/o reconversión de las unidades a carbón en Chile.

“En las condiciones evaluadas por el BID (2019), es decir, previo al cierre voluntario de centrales termoeléctricas producido durante el año 2019 y el contemplado para el año 2020, el cierre de estas reduciría en 0,69% del PIB n; entre el 0,53% y el 3,89% del PIB regional, según la región analizada; en 0,17% del empleo total de la economía y; entre el 0,14% y el 6,77% del empleo comunal, según la comuna considerada. Las cifras con mayor detalle se reportan a continuación”, se indicó en la comisión.

También se indicó que el sector de energía a carbón representa el 0,5% del PIB, equivalente $895.242 millones, mientras que el impacto indirecto del sector a causa de los encadenamientos productivos en sectores proveedores que son parte de la cadena de valor de centrales representa el 0,19%, ($342.192 millones).