Cuatro son los proyectos de almacenamiento de energía que busca construirse y operar en el Sistema Eléctrico Nacional, que forman parte de centrales solares fotovoltaicas y eólicas que se ubicarían en cuatro regiones del país, de los cuales tres se encuentran en calificación ambiental, mientras que uno obtuvo la aprobación de su RCA por parte del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

Así lo indica el Centro de Información de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera A.G.), donde se señala que estas iniciativas, de materializarse, se agregarían a la actual capacidad instalada de 64 MW que existe en el sistema eléctrico local.

[LEA TAMBIÉN: Primer parque solar con almacenamiento de baterías obtuvo aprobación ambiental]

Proyectos

Hasta ahora el proyecto de ampliación del parque fotovoltaico Los Andes, fase III y IV, de AES Gener, en la Región de Antofagasta, es el que ha obtenido la aprobación de su Resolución de Calificación Ambiental. Consiste en una central que tendrá 489 MW y que contempla un sistema de almacenamiento con baterías.

Las tres iniciativas restantes son:

Parque solar fotovoltaico Copihue: perteneciente a la empresa Solarpack, busca instalarse en la Región de Arica y Parinacota, con una capacidad instalada de 9 MW y considera la implementación de un sistema de almacenamiento de energía mediante baterías de ion-litio.

Modificación de la planta solar Santa Julia: ubicada en la región de Valparaíso, la iniciativa de Sonnedix Chile Energy Storage consiste en la construcción y operación de una ampliación de la Planta Fotovoltaica Santa Julia, mediante la instalación de módulos fotovoltaicos de una potencia adicional conjunta de 2,2 MW y la instalación de un sistema de almacenamiento de energía mediante baterías de iones de litio con una capacidad de reinyección de hasta 8.000 kWh que se emplazará en terrenos contiguos a la Planta Santa Julia 1 de 3 MW.

Parque eólico Cabrero: perteneciente a Wind 3 SpA, el proyecto pretende construirse y operar en la Región del Biobío, con una capacidad instalada de 95 MW, en que la energía generada por cada aerogenerador será conducida e interconectada a través de una línea de media tensión soterrada hasta una línea de convergencia común que pasará por un sistema de almacenaje de 20 MW.