La capacidad instalada de las energías renovables en el Sistema Eléctrico Nacional aumentó 6,7% durante el primer semestre de este año, equivalente a la incorporación de 789 MW en nuevos proyectos, con lo cual estas tecnologías pasaron de 47,4% a 49,4% en la matriz local, de acuerdo con los datos destacados por Generadoras de Chile.

Según el gremio, esta tendencia también registró la baja de -2% de la capacidad térmica en el sistema, equivalente a 218 MW, debido a la salida de las primeras centrales a carbón, dentro del cronograma de descarbonización que impulsa el Ministerio de Energía con el sector privado.

Hidroelectricidad

En el reporte de la asociación además se resalta la menor generación hidroeléctrica, de -4,5%, que se produjo a causa de la escasez hídrica acumulada en 2019, lo que provocó un incremento en la generación solar, eólica y térmica.

Sin embargo, el documento destacó la mejoría en la hidrología del país que se produjo en la segunda quincena de junio, donde “en todas las cuencas del sistema se registró un importante superávit de precipitaciones, superando hasta en un 84% (Rapel) los valores normales para dicho mes”.

[LEA TAMBIÉN: 75% de los proyectos de generación en construcción son eólicos y solares]

“La segunda quincena del mes tuvo un aumento en la generación hídrica (+53%) y una disminución en generación térmica (-10%). La generación de embalses aumentó un 47%, y la de centrales de pasada en un 58%”, indicó el gremio.

De todos modos, se aclaró que aún se mantiene una escasez de precipitaciones respecto a un año normal, “con déficits de 25% y 9% en las cuencas de Rapel y Maule y cerca de 20% en las subcuencas de la Región del Biobío. Incluso, el volumen almacenado a la fecha en embalses es un 18% menor que la cantidad de recursos almacenados a igual fecha de 2019”.

Ante este escenario, el análisis de Generadoras sostiene que estos resultados “resaltan la importancia de contar con un Sistema Eléctrico Nacional diversificado y flexible, capaz de responder de forma eficiente y efectiva a los cambios en generación y demanda, incluso bajo condiciones climáticas adversas y que es fundamental en la ruta hacia la carbono neutralidad”.