(El Mercurio) Al menos cinco días en las últimas nueve semanas la ciudad de Temuco tuvo la peor calidad del aire del mundo, superando a grandes urbes, como Nueva Dehli (India) y Beijing (China), Así concluyó un estudio realizado por Bloomberg Green y la ONG OpenAQ, que estableció también que la pobreza y no la actividad económica explica estos niveles de polución, pues en invierno “la población recurre a la quema de leña barata, a menudo húmeda, para mantener caliente”.

Además, el año pasado, Greenpeace y AirVisual determinaron que nueve de las diez ciudades más contaminadas de Sudamérica son chilenas: Osorno, Coyhaique, Valdivia, Padre Las Casas, Temuco, Santiago, Linares, Rancagua y Puerto Montt.

Distintos estudios han establecido que el uso de leña para calefacción contribuye con el 85% del total de emisiones de material particulado fino a nivel nacional. De ahí que hace varios años los distintos gobiernos han tratado de erradicar este combustible en la matriz, aunque con pobres resultados. Estadísticas contenidas en la Estrategia de Transición Energética Residencial -documento que el Ministerio de Energía liberó hace menos de un mes y que incluye 13 medidas para lograr  este objetivo- muestran que en las zonas urbanas de las 45 comunas del centro sur que tienen un plan de descontaminación atmosférica vigente, o ad portas de estarlo, hay más de 756 mil artefactos de combustión a leña; mientras que en los programas de recambio de este tipo de equipos efectuados entre 2011 y 2017 se han reemplazado poco menos de 28 mil calefactores, de los cuales el 67% corresponde a sistemas que usan pellet de madera.

[Siga leyendo este reportaje en El Mercurio]