El plan de descarbonización que incluye el retiro de sus unidades generadoras, impactó en los resultados semestrales de Enel Chile, donde se anotó una pérdida de $458.258 millones en los primeros seis meses de este año, lo que significó una disminución de $303.165 millones respecto a igual periodo del año pasado.

Dentro de los beneficios netos de Enel Generación Chile registraron un alza de 4,9%, alcanzando $121.241 millones, comparado con los $115.611 del primer semestre de 2019.

La generación de la empresa llegó a 7.432 GWh en los primeros seis meses del año, lo cual fue representó una merma 1.459 GWh comparado con el mismo lapso del año pasado, debido a una menor participación de las centrales hidroeléctricas, asociado con la hidrología seca que se produjo entre abril y junio.

Los resultados fueron destacados por el gerente general de Enel Chile, Paolo Pallotti señaló que la implementación de su infraestructura digital permitió que la compañía “pudo poner en marcha con rapidez las medidas necesarias para mantener un servicio de suministro de energía estable y seguro, salvaguardando en todo momento y con prioridad la seguridad y salud de trabajadores, colaboradores y clientes, en un escenario fuertemente impactado por la pandemia”.

[LEA TAMBIÉN: Coordinador Eléctrico: retiro de Bocamina I y II no tiene impacto en seguridad del sistema]

“El resultado neto atribuible a junio de 2020 alcanzó una pérdida de $327.941 millones , explicado principalmente por el registro de pérdidas por deterioro asociadas al retiro anticipado de Central Bocamina II del sistema. Aislando ese efecto en 2020 y también el ingreso extraordinario producto del término anticipado de tres contratos en marzo de 2019 y el registro de pérdidas por deterioro de Tarapacá y Bocamina I en junio de 2019, el beneficio neto atribuible a los accionistas de Enel Chile se mantuvo estable respecto a junio de 2019”, comentó el ejecutivo.

Según Pallotti, los pasos dados este año, “en materia de transición energética y el desarrollo de nuestro plan de inversión, nos permitirán llegar a 2022 como la primera compañía eléctrica que deja de generar en base a carbón y al mismo tiempo como la mayor proveedora de energías renovables, al sumar 2 GW de capacidad fotovoltaica, solar y geotérmica, impulsando así una reactivación económica sostenible del país”.

Los Cóndores

La empresa también informó la postergación hasta finales de 2023 la puesta en marcha de su central hidroeléctrica Los Cóndores, en el sur del país, lo que representará un incremento en el presupuesto en torno a US$200 millones, informó el lunes la compañía, con lo cual la inversión total del proyecto se empinó a US$1.152 millones.

“No resulta posible determinar, a esta fecha, el efecto financiero del mayor plazo de puesta en operación”, indicó la empresa.