(La Tercera-pulso) Días agitados ha vivido Víctor Tavera, gerente de Mercados de Enel Distribución. El ejecutivo que está vinculado con la eléctrica desde 2005, asegura que la facturación que en los últimos días han recibido los 1,9 millones de clientes que tiene la compañía son correctos y afirma que “no estamos cobrando ni un peso de más ni de menos de lo que efectivamente han consumido los hogares”.

Tavera explica que por la pandemia la compañía dejó este año de hacer la lectura presencial de medidores entre el 25 de marzo y el 15 de junio, y reconoce que sabían que, al retomar esa labor, se iba a generar una distorsión en la tarifa eléctrica. “Los clientes vienen pagando una cuenta que no era la que se debía pagar, con consumos estimados, y hoy aparece una cuenta donde están los consumos reales y, sobre todo, consumos de invierno, que son mayores, por eso el cliente tiene un alza”, detalla.

Añade que entre marzo y mayo se produjo un cambio considerable de la demanda eléctrica residencial, la que en ese período se incrementó 44% y donde el 8% de esa alza se explica por las medidas de confinamiento generadas por las cuarentenas. El resto está asociado al fenómeno del frío.

¿Cómo se explica el incremento que hoy están registrando las cuentas de la luz?

-Suspendimos la actividad de lectura desde el 25 de marzo hasta el 15 de junio para los clientes residenciales. Hoy la facturación es correcta, pero lo que ocurrió es que los clientes vienen pagando una cuenta que no era la que se debía pagar, con consumos estimados y hoy aparece una cuenta donde están los consumos reales y, sobre todo, consumos de invierno, que son mayores, por eso el cliente tiene un alza.

¿El incremento es mayor también por las cuarentenas? ¿Cuándo pesa ese factor en la cuenta?

-Según un análisis que hicimos junto al Instituto de Sistemas Complejos de Ingeniería, hubo cambios significativos en la demanda, con aumentos sustanciales de consumos residenciales y disminuciones importantes de consumos comerciales. Para el caso residencial, los aumentos de consumo dentro del período marzo a mayo se cuantifican en un incremento de 44%, en una muestra representativa de 32 comunas. De esta cifra, se estima que el 8%, en promedio, se explica única y exclusivamente por las medidas de confinamiento, y la diferencia se justifica por la estacionalidad de la demanda.

¿Qué otro impacto han detectado en los clientes producto de la pandemia?

-Lo que vemos es que hay cuentas con saldos anteriores importantes y eso también influye en que hayan cuentas muy grandes. Nosotros hemos tomado medidas. Para aquellos hogares que son vulnerables, desde el 25 de marzo que estamos ofreciendo un convenio que es blando, sin intereses y cuyo pago de la cuenta comenzaba inicialmente el 1 de julio, que era la fecha de término del Estado de Catástrofe. Pero cuando en junio se extiende ese estado, hicimos lo mismo con nuestro convenio para aquellos clientes que lo soliciten, pero además incrementamos el alcance, ya no es el 40% más vulnerable, sino el 60% y el inicio de las cuotas a pagar comienza en octubre.

[LEA TAMBIÉN: Enel Distribución afirma que facturación provisoria “no constituye un error”]

¿Cuál es la relación entre las cuentas impagas y los clientes vulnerables?

-Llevamos a la fecha 10 mil convenios firmados para este caso excepcional de personas. Y esto sigue subiendo, porque los clientes se siguen acercando a la empresa para solicitarlo, lo único que necesitan es tener su registro nacional de hogares. Ahora, los clientes que hemos visto con esta situación de no pago no son clientes que caen en el registro nacional de hogares. Hay clientes que dejaron de pagar.

¿Los convenios estándar también han aumento en estos meses de pandemia?

-Han aumentado estos convenios. Es un convenio automático al que se accede en la página web, tiene interés, y tiene cuotas y esas cuotas se ven de acuerdo con la situación de cada uno de los clientes. Hoy efectivamente hay más morosidad producto de que existe una situación económica diferente a lo que teníamos pre Covid y eso es claro. Hemos tomado medidas como empresa para ayudar a las personas que más lo necesitan, pero efectivamente hay personas que no están con problemas en sus trabajos y que no están siendo afectados, y creemos también que puede haber un efecto de las cuarentenas que no ayudan a que haya circulación de personas en las calles y a gente que no es digital, para que pueda pagar la cuenta.

¿Qué otras medidas se van a tomar, dado que ahora en adelante, por estos meses de invierno y confinamiento, las cuentas serán abultadas?

-Las cuentas van a ser lo que efectivamente tienen que ser, que es el consumo correctamente medido y tendrán que pagar el consumo que consumen. La medida que tomamos es permitir pagar esta diferencia de consumo en cinco cuotas y creemos que es una medida importante, junto con la medida para los clientes vulnerables.

Viendo esto, ¿cuál es el impacto que puede tener la compañía en términos de resultados durante 2020?

-Efectivamente hemos visto una menor recaudación, pero eso es algo que le ha pasado a la mayoría de las empresas de servicios, porque existe un deterioro en la capacidad de pago de los clientes debido a que la economía no es la misma. Pero creemos que, volviendo a la normalidad, el tema se va a recuperar, y por eso pensamos que no vamos a tener un impacto relevante desde el punto de vista de los resultados al final del año. Un impacto va a haber, pero no será un impacto importante.