El consumo eléctrico en sectores regulados aumentó 40% en promedio en 32 comunas de Santiago entre marzo y mayo pasado, alcanzando niveles de 103% en Vitacura, debido al efecto combinado entre el confinamiento de la cuarentena en la zona y las bajas temperaturas de estos meses, según indicó conjunto del estudio del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI) y de Enel Distribución.

La investigación analizó por primera vez el impacto producido por la pandemia del Covid-19 en la evolución de la demanda eléctrica regulada a nivel residencial y del pequeño comercio, “con un gran nivel de granularidad espacial y temporal para 32 comunas de Santiago”, donde se obtuvieron los datos horarios de consumos provenientes de aproximadamente 326.000 equipos de medición inteligente.

El análisis destacó que entre marzo y mayo pasado se observó cambios significativos en la demanda, con aumentos de 44% en el consumo residencia, dentro del cual 8% respondió a las medidas de confinamiento en las 32 comunas de la capital, mientras que 36% se justifica por la estacionalidad de la demanda.

[LEA TAMBIÉN: CNE no prevé necesidad de realizar licitaciones de suministro hasta 2025]

Análisis

Rodrigo Moreno, académico de la Universidad de Chile y autor del estudio, comenta que estos aumentos “son importantes de destacar, ya que, comúnmente, los análisis de la demanda eléctrica en el sector se realizan considerando la demanda agregada a nivel de transmisión, donde se invisibilizan estos efectos locales”.

Agregó que estos efectos son también importantes de considerar en el contexto del diseño de mecanismos de apoyo para consumidores económicamente vulnerables, “quienes se encuentran, a pesar de la capacidad limitada de pago, aumentando su nivel de consumo energético tanto producto de la estacionalidad como de los efectos de la pandemia”.

“Un aspecto importante a destacar es que las caídas de consumo ha nivel agregado nacional han sido principalmente impulsadas por la disminución de la actividad comercial e industrial. No obstante, los consumos residenciales presentan, esperablemente, un comportamiento opuesto a esta tendencia global, producto del confinamiento voluntario o vía cuarentena”, sostiene el especialista.