La Comisión Nacional de Energía (CNE), a través de la resolución N°263, aprobó el informe preliminar de licitaciones de suministro eléctrico 2020, donde se plantea que no existe la necesidad de realizar este proceso hasta 2025, lo que debería ser retomado desde 2026, ya que para ese periodo se proyectan déficits de energía que no están cubiertos por contratos existentes entre generadoras y distribuidoras.

En el documento se recopilaron los datos sobre las necesidades de suministro de las empresas distribuidoras, donde se indica que para este año no habría déficit de energía, el cual llegaría a -349 GWh en 2025, por lo que se sostiene que “no es necesario realizar nuevas licitaciones de corto plazo, ya que los excedentes de energía superan con creces a los déficits que se presentan durante dicho período”.

Para el largo plazo, el informe señala que el déficit de energía sería de -2.698 GWh en 2026, a partir de lo cual comenzará a incrementarse, razón por la cual se estima que a partir de ese año “se requiere de procesos licitatorios que solventen esas necesidades de suministro”.

[LEA TAMBIÉN: CNE: próximo proceso de fijación tarifaria será más “abierto y transparente”]

Proyecciones

Respecto a la situación esperada de la oferta potencial de electricidad, el informe muestra el margen de energía disponible, que resulta entre la energía contratada y la energía disponible estimada anual, para el periodo 2020-2033, precisando que para este año se llegaría a 10.049 GWh, llegando a 92.622 GWh.

“Es posible observar, comparando la Energía Disponible Estimada con la Energía Contratada, que de manera agregada existe un margen razonable de energía disponible por parte del Sistema Eléctrico Nacional para abastecer a sus compromisos de suministro y a la demanda que pudiera necesitar futuros contratos de suministro. El resultado positivo de este margen refleja la suficiencia del sistema frente a la energía contratada”, sostiene el documento.

Demanda

El informe consideró las proyecciones de la demanda eléctrica entre 2020 y 2040, incorporando la información respecto de los potenciales traspasos de clientes libres que opten por el régimen de clientes regulados y viceversa, así como las proyecciones de efectos de medidas de eficiencia energética, generación residencial y la electromovilidad, entre otros aspectos.

Considerando estos factores, la demanda proyectada de clientes regulados registraría una caída de -5,4% para este año, para posteriormente recuperarse en 2021 a un 4,5% y caer nuevamente a -1,1% en 2022.

Vea acá el Informe Preliminar de Licitaciones 2020