El secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), José Venegas, mediante la Resolución Exenta N°266, emitió la autorización a la solicitud de retiro final, desconexión y cese de operaciones de la unidad generadora Bocamina II presentada por Enel Generación Chile, conforme a lo dispuesto en el artículo 72°-18 de la Ley General de Servicios Eléctricos y el artículo 31° del Reglamento de Coordinación y Operación del Sistema Eléctrico Nacional.

Así, el organismo regulador resolvió mediante dicha resolución exenta, en artículo único, que autoriza a la desconexión y cese de operaciones de la central térmica Bocamina II, tras el análisis de seguridad operacional efectuado por el Coordinador Eléctrico Nacional.

[LEA TAMBIÉN: Enel Generación fue autorizada para adelantar retiro y desconexión de Bocamina I]

Venegas destacó el trabajo que el Ministerio de Energía y las empresas “están realizando para contar con una matriz energética más limpia y que entregue una mejor calidad de vida para chilenas y chilenos a lo largo del país, resguardando la entrega segura y de calidad del suministro eléctrico a la ciudadanía”.

Enel

Enel Generación Chile S.A., con fecha 27 de mayo 2020, comunicó a la CNE su intención de proceder al retiro final, desconexión del Sistema Eléctrico Nacional y cese de operaciones de las unidades generadoras Bocamina I (128 MW), para el 31 de diciembre de 2020 y Bocamina II (350 MW), a más tardar para el 31 mayo de 2022.

Paolo Pallotti, gerente general de Enel Chile, destacó la medida, señalando que “empezamos de a poco a escribir los últimos capítulos de la historia de Bocamina. Estamos viviendo un nuevo tiempo y tenemos con el convencimiento que la transición energética justa que estamos liderando nos abre grandes oportunidades, para seguir avanzando hacia una matriz más limpia y eficiente y un uso siempre más inteligente de la energía”.

Por su parte, Michele Siciliano, gerente general de Enel Generación, indicó que para la central Bocamina, “al igual que se hizo al cerrar la Central Tarapacá cuya unidad a carbón fue retirada en diciembre de 2019, también se realizará un plan de reubicación para todos los trabajadores. Al mismo tiempo se llevará adelante un proceso de análisis para determinar el potencial de reconversión energética de las instalaciones o buscar el mejor destino para el terreno, teniendo como objetivo el desarrollo de ese territorio”.