(La Tercera-Pulso) Las denuncias de boletas de luz con valores mucho más altos de lo normal han inundado las redes sociales. Algunos usuarios acusan que estas alzas se produjeron justo cuando las empresas retomaron la lectura de los medidores en forma presencial, por lo que creen que ambas cosas están relacionadas.

Sin embargo, desde la industria aseguran que hay varios factores que inciden en esta situación pero que, en ningún caso, los usuarios pagarán por energía que no han consumido.

El presidente ejecutivo de Empresas Eléctricas, Rodrigo Castillo, asegura que el incremento en las boletas puede deberse a que, una vez que las empresas retomaron las lecturas de consumo eléctrico en terreno (que por precaución sanitaria habían sido suspendidas y que fue normalizada por algunas empresas ya a inicios de mayo) se reemplazó la facturación provisoria (que usa el consumo promedio de los 6 meses anteriores) por el consumo realmente efectuado por el cliente.

“Debido a que el mencionado promedio consideraba el período de verano, donde generalmente se consume menos electricidad que en otoño/invierno, la mayor parte de las cuentas reflejan consumos reales superiores a la facturación provisoria de los meses anteriores”, asegura Castillo.

El representante de las eléctricas agrega que las empresas están atendiendo y resolviendo todos los casos que se han presentado hasta la fecha. A esto se agrega que este mes habrá concluido el proceso de reanudación de la lectura de los medidores para la totalidad de los clientes, por lo que las diferencias entre consumo real y estimado se habrán regularizado.

[LEA TAMBIÉN: Gobierno interviene para evitar alza en las cuentas de luz de clientes residenciales y grandes consumidores acusan trato desigual]

Rol del gobierno

El tema es seguido de cerca por el ministerio de Energía. Según el jefe de esa cartera, Juan Carlos Jobet, la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) tiene la instrucción de redoblar los esfuerzos para analizar la situación de las cuentas de la luz.

“No aceptaremos que las personas reciban boletas que no se ajustan a la realidad. Las personas tienen suficientes problemas como para agregarles otro más”, aseguró Jobet.

Desde Enel Distribución, la empresa más grande de sector por volumen de ventas, aseguran que hay algunos casos donde se observan aumentos de consumo, lo que se debe a dos motivos: un cambio de hábito durante la pandemia, con las familias pasando más tiempo en el hogar y, por ende, requiriendo más energía; y dos, porque los meses de invierno siempre han sido meses de mayor consumo. “En particular, junio y mayo de este año fueron más fríos y lluviosos que años anteriores se usa más calefacción, luces desde más temprano etc.”, complementan desde la eléctrica.

Esto explica, por ejemplo, la diferencia entre el consumo estimado o provisorio, que fue facturado mientras se suspendió la lectura presencial de medidores. “Entre el 25 de marzo y el 15 de junio facturamos en base a consumos estimados (promedio de últimos 6 meses) por la suspensión de lectura pedestre de medidores. Ahora, al retomar la lectura se comparan los consumos estimados con los consumos reales. Cuando hay una diferencia a favor del cliente, se abona de una sola vez en su próxima cuenta. Si en cambio existe una diferencia que el cliente debe pagar, la dividimos en 5 cuotas sin intereses, sin reajustes, ni otros cargos de manera de aminorar el impacto en su presupuesto”, complementaron.