El capítulo chileno del Consejo Internacional de Grandes Redes Eléctricas (Cigre) abordó la experiencia internacional en la gestión de activos en el sector eléctrico, durante la primera jornada del seminario online “Tecnologías de vanguardia en el diseño y operación de los sistemas eléctricos”, donde planteó los desafíos que existen actualmente en esta materia.

Felipe Andrews, gerentre general de Best Energy y socio de Cigre, expuso sobre la modernización de la gestión de activos en el sector, recordando los trabajos que ha realizado el organismo internacional a través de grupos de trabajo, señalando que en el caso de Chile este desafío ha tomado forma a partir del crecimiento del sistema eléctricos, los efectos del cambio climático, la meta de llegar a 2050 con una hora promedio al año en el corte de suministro y las exigencias del pliego técnico N°17 sobre el sistema de gestión de integridad de las instalaciones eléctricas.

El especialista indicó que “este ámbito ofrece un importante campo de trabajo, la posibilidad de formar un WG (grupo de trabajo) que complemente el trabajo desarrollado y fortalezca acciones orientadas a cumplir con los objetivos del pliego 17”.

[LEA TAMBIÉN: Cigre Chile realizará seminario online sobre tecnologías de vanguardia en sistemas eléctricos]

Saesa

Posteriormente, Marcelo Matus, gerente de Operaciones de Transmisión de Saesa, mostró la gestión de activos que ha realizado la empresa, destacando que la evolución de las líneas que manejan han pasado de 1.684 a 2.463 kilómetros entre 2016 y 2020, mientras que la potencia instalada ha evolucionado de 1.945 a 2.454 MVA durante el mismo periodo.

El ejecutivo también resaltó las inversiones que han ejecutado en sistemas de información y en sistemas de control Scada, agregando el monitoreo en línea de subestaciones, mediciones acústicas en transformadores de poder y el uso de tecnologías láser para disminuir la presencia de aves en las instalaciones, entre otras iniciativas.

En materia de líneas de transmisión, Matus mencionó la implementación de drones que anualmente inspeccionan 1.500 kilómetros de estas instalaciones, además de avanzar en la inteligencia artificial para la gestión de documentos de inspecciones, así como aumentar la velocidad en el procesamiento de grandes volúmenes de información.