(La Tercera-Pulso) En el sector eléctrico se prendieron las alertas hace algunas semanas por el pago que deben hacer las empresas de transmisión a las de generación, cifra que alcanza los US$142 millones.

El conflicto data de 2016, cuando se modificó la ley de transmisión y se cambió la manera en que se remuneraba esa industria. Lo que ha sucedido, es que se ha generado una deuda producto de los descuentos en los pagos de los generadores, y que debieron haber sido aplicados desde comienzos de 2019. Sin embargo, la Comisión Nacional de Energía (CNE) se demoró hasta octubre pasado en publicar el registro de clientes adscritos al descuento. Debido a eso, el Coordinador Eléctrico publicó su informe de Revisión Anual 2019 en marzo de este año y en este se indica el monto que deben devolver los transmisores a los suministradores.

La compleja trama se ha ido agudizando, debido a que junio era el plazo final para el pago. Sin embargo, la pugna escaló al Panel de Expertos, pues compañías como InterChile y Celeo Redes se negaron al pago de algunas facturas. En la instancia las transmisoras, donde también se sumó Trasnelec, se advirtió sobre un posible quiebre en la cadena de pagos.

Para la semana pasada estaba fijada una audiencia en que se iba a escuchar a los involucrados, pero esta se postergó para el 8 de julio.

[LEA TAMBIÉN: Comisión Nacional de Energía fija cargos únicos en transmisión]

Además, nuevos actores se sumaron a la discrepancia. Se trata de Enel, AES Gener, Colbún y Engie. En el caso de la italiana, se informó que emitió facturas a 21 transmisoras, de las cuales tres no pagaron: InterChile, Alto Jahuel Transmisora de Energía y Charrúa Transmisora de Energía. Las dos últimas son parte de Celeo Redes.

“Lo anterior, no solo constituye un rompimiento a la cadena de pagos que resguarda las transferencias económicas entre empresas coordinadas, lo que no solo es en sí mismo una infracción grave a la Ley General de Servicios Eléctricos (LGSE), sino también constituye un completo desprecio de las instrucciones de pago que efectúa el Coordinador, cuyo cumplimiento no es voluntario o a criterio de los coordinados. Por el contrario, su cumplimiento es imperativo, derivado de la obligación legal de sujetarse a la coordinación del Coordinador”, argumentó Enel Generación.

En tanto, desde AES Gener, en representación de Guacolda, solicitan al Panel de Expertos que, junto con rechazar las discrepancias de las transmisoras, “declare o deje constancia que las contraprestaciones derivadas de las reliquidaciones de los montos indicados en el Anexo 1 del Informe de Peajes, que se deben cumplir entre las empresas coordinadas, se encuentran amparadas y comprendidas en la garantía que el sistema eléctrico dispone a través de la continuidad de la cadena de pagos”.

Los alegatos de Colbún y Engie en contra de las transmisoras también fueron similares a las de los dos anteriores, pues se solicitó rechazar las discrepancias presentadas por las transmisoras involucradas.