Systep Ingeniería abordó la actual discusión en Chile respecto a la creación de un marco regulatorio para impulsar una industria nacional de hidrógeno, producido a partir de energías renovables, señalando la necesidad de desarrollar un mercado local dedicado a esta actividad, con el objetivo de reducir los actuales costos de este combustible, entre otros aspectos.

En su reporte mensual, la consultora destaca el alto potencial que tiene el país para producir hidrógeno verde y así exportarlo. “Estaríamos trasladando el potencial renovable de nuestro territorio a zonas que cuenten con menos recursos de este tipo,añadiendo valor agregado a nuestra industria local. La Unión Europea (UE) se perfila como posible consumidor de hidrógeno verde, y Chile podría abrirse a ese mercado si es que se inicia
el desarrollo local de hidrógeno a tiempo”, indica el análisis.

Y se agrega: “Es menester desarrollar el mercado de producción local para lograr disminuir los costos de este combustible y ser competitivos a nivel internacional. No obstante, la UE pretende producirlo con sus propios recursos renovables, y es necesario tener en cuenta que los costos de transporte son altos debido a la complejidad
que presenta el hidrógeno para licuarlo y así poder transportarlo”.

[LEA TAMBIÉN: Planta piloto de hidrógeno verde evalúa instalarse en la Región Metropolitana]

Por este motivo la consultora plantea que se debe “estudiar a fondo la competitividad que tendría el negocio de producción en Chile para su posterior exportación, frente a la producción en el lugar de consumo final o frente a otros potenciales productores de hidrógeno verde (países de alta radiación y acceso a mar, por ejemplo, aquellos en la península arábiga)”.

También resalta el trabajo del Ministerio de Energía en el desarrollo de una estrategia nacional de hidrógeno, junto al sector privado, además de las discusiones que se han realizado en las conferencias de la Misión Cavendish, que organiza el Club de Innovación, H2 Chile y el Comité Solar e Investigación de Corfo.

“Ciertamente, el hidrógeno verde no es la única solución a todos los desafíos venideros respecto de la transición hacia la carbono neutralidad, pero aparece como un prometedor complemento a las energías renovables, y puede tomar un rol preponderante en la descarbonización de sectores industriales y de transporte de Chile y el mundo”, concluye el reporte.