Reemplazar 500 GW de capacidad instalada de carbón con energía solar y eólica reduciría los costos anuales del sistema en hasta US$23 mil millones por año y generaría un estímulo por valor de US$ 940 mil millones, o alrededor del 1% del PIB mundial, según indica el estudio «Costos de generación de energía renovable en 2019», publicado por la Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena).

El informe además señala que reemplazar la capacidad de carbón más costosa con energías renovables «también reduciría las emisiones anuales de dióxido de carbono (CO2) en alrededor de 1,8 gigatoneladas, o el 5% del total mundial del año pasado».

«Para 2021, hasta 1.200 gigavatios de capacidad de carbón existente costaría más para operar que lo que costaría instalar una nueva instalación fotovoltaica solar a escala de servicios públicos», se agrega.

Dentro de las conclusiones se plantea que las continuas caídas de costos «confirman la necesidad de energía renovable como una solución climática y de descarbonización de bajo costo, alineando las necesidades económicas a corto plazo con los objetivos de desarrollo sostenible a mediano y largo plazo».

También se señala que las instalaciones de energía renovable podrían formar un componente clave de los paquetes de estímulo económico a raíz de la pandemia de Covid-19.

 

[LEA TAMBIÉN: Agencia Internacional de Energías Renovables: costos de la energía termosolar han bajado 47%]

Costos

El documento del organismo internacional además consigna una disminución en los costos de generación de la energía solar fotovoltaica han bajado 82% desde 2010, mientras que la Concentración Solar de Potencia (CSP) lo ha hecho en 47%, seguido de la energía eólica terrestre (40%) y marina (29%).

«Más de la mitad de la capacidad renovable agregada en 2019 logró costos de electricidad más bajos que el carbón nuevo. Los nuevos proyectos solares y eólicos están socavando la más barata de las plantas a carbón existentes», se señala.

Según Irena, los costos de la energía solar y eólica «han seguido disminuyendo, complementando las tecnologías más maduras de bioenergía, geotérmica e hidroeléctrica. La energía solar fotovoltaica (PV) muestra la mayor disminución de costos en 2010-2019 con un 82%, seguida de la concentración de energía solar (CSP) con un 47%, la energía eólica terrestre al 40% y la energía eólica marina al 29%».

«Los costos de electricidad de la energía solar fotovoltaica a escala de servicios públicos cayeron un 13% interanual, llegando a casi siete centavos US$ 0,068 por kWh en 2019. «Tanto el viento en tierra como el eólico marino cayeron aproximadamente un 9% interanual, alcanzando US$0.053 / kWh y US$ 0.115/ kWh, respectivamente, para proyectos recién comisionados. Los costos de CSP, que aún son los menos desarrollados entre las tecnologías solares y eólicas, cayeron 1% a US$0.182/ kWh», se sostiene en el informe.

El análisis abarcó alrededor de 17.000 proyectos de generación de energía renovable de todo el mundo, junto con datos de 10.700 subastas (licitaciones) y acuerdos de compra de energía para energías renovables.