La empresa RWE Renewables adquirió a la compañía de energía E.ON en lo que es una de las transacciones más grandes de Alemania, con lo cual la primera amplía su presencia en cuatro continentes y a 40 países puesto que cuenta con activos en energía eólica, solar e hidroeléctrica, además de otros como biomasa, biogás y gas natural, junto con actividades de almacenamiento de energía

El año pasado RWE compró los activos de energía renovable de E.ON, en un procesó que culminó con la integración de las operaciones de innogy, perteneciente a E.ON.

[LEA TAMBIÉN: Alemana RWE se instala en Chile para invertir en energía renovable]

Markus Krebber, CFO de RWE, quien encabezó el proyecto de integración destacó el acuerdo, señalando que el Grupo RWE cuenta con “una enorme cartera mundial de energías renovables”.

RWE se encuentra entre los mayores productores mundiales de energía renovable, donde planea inversiones de 5.000 millones de euros en Europa, América del Norte y la zona del Asia-Pacífico, con el objetivo de aumentar su actual cartera de centrales, equivalente a 13 GWh,