El proyecto chileno Atamostec, que se realiza en el norte del país, realizará durante dos años pruebas para la iniciativa europea “Global Optimization of integrated PhotoVoltaics sytem for low electricity cost (GoPV) en su planta outdoor del Desierto de Atacama, con el objetivo de estudiar en detalle la degradación de materiales en condiciones de alta radiación.

El proyecto GoPV busca desarrollar tecnologías fotovoltaicas altamente competitivas frente al mercado asiático, con el propósito de aumentar la vida útil de los módulos fotovoltaicos en 10 años, reducir el costo de la electricidad en un 50% y disminuir el tiempo de recuperación de la energía en un 40%, es uno de los principales proyectos en el estudio de la degradación de componentes del panel solar fotovoltaico bifacial.

Relevancia

Según explica Delfina Muñoz, experta de CEA INES y miembro del directorio de Atamostec, “dentro del proyecto GoPV están previstas tres demostraciones de adaptación tecnológica a diferentes climas, y el Desierto de Atacama fue una de las localizaciones extremas seleccionadas para testear diferentes materiales y su comportamiento en alta radiación y condiciones desérticas. Atamostec es el socio perfecto subcontratado para acompañar y realizar este estudio durante dos años”.

Esta investigación, encabezada por el coordinador del proyecto, CEA INES, y el socio Ecole Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) consiste principalmente en instalar diferentes mini módulos fotovoltaicos y estudiar en detalle la degradación de materiales, especialmente encapsulantes altamente sensibles a la radiación.

[LEA TAMBIÉN: Paneles fotovoltaicos bifaciales registran ganancias de hasta 44% en generación de energía solar]

“Contar con un partner que realice las pruebas que necesitamos en condiciones outdoor en el Desierto de Atacama es fundamental para lograr las metas que nos hemos propuesto. A través de Atamostec, los proyectos que tenemos en Europa amplían sus horizontes y esto nos permite obtener resultados que antes, en condiciones indoor de laboratorio, eran imposibles”, puntualiza Delfina Muñoz.

Por su parte, el CTO de Atamostec, Elías Urrejola, destaca la importancia de esta alianza, por cuanto el proyecto Europeo “nos permite relacionarnos directamente con otros centros internacionales líderes en la investigación y desarrollo de nuevos conceptos en energía solar fotovoltaica”.

“Al igual que Atamostec, el proyecto GoPV está desarrollando tecnologías con mayor eficiencia, menor costo y mayor vida útil, tanto en módulos, balance de sistemas y Operación y Mantención (O&M). Las sinergias son múltiples. Tanto Atamostec como GoPV contribuyen a reducir el costo nivelado de la electricidad y a hacer más competitivas las tecnologías solares para el creciente mercado”, agrega el especialista.

GoPV comenzó en abril de 2018 y está dividido en dos fases. Los primeros tres años se dedican al desarrollo tecnológico de componentes fotovoltaicos avanzados, módulo fotovoltaico bifacial, seguidor de 1 eje, inversor de cadenas y herramienta de mantenimiento de plantas fotovoltaicas, mientras que el último año se centrará en la integración de las tecnologías y la demostración a gran escala en una planta fotovoltaica en funcionamiento en España.