Una planta piloto de 500 kW de producción de hidrógeno, a partir de energía solar, planea instalarse en la comuna de Quilicura, en la Región Metropolitana, destinada al almacenamiento, dispensación y distribución para la venta a clientes de la zona, donde se busca llegar a un precio de US$9 por kilo de este recurso.

Así se señaló en la séptima conferencia de la Misión Cavendish, que organiza el Club de Innovación, la Asociación Chilena de Hidrógeno (H2 Chile) y el Comité Solar e Innovación de Corfo, donde se abordaron los principales proyectos que están en carpeta en esta materia, mediante la tecnología del Power to X.

Presentaciones

El proyecto de la planta piloto para producir hidrógeno con electrólisis, obtenida de la energía solar, fue mostrado por Carlos Busso, presidente ejecutivo de Busso Group, quien precisó que la puesta en operación está prevista entre 9 a 12 meses, a contar de la aprobación presupuestaria y de los correspondientes permisos.

El ejecutivo también planteó que para que el hidrógeno llegue a precios del orden de US$6 por kilo es necesario avanzar en una regulación, además de tomar medidas como la eliminación de las horas punta o la eliminación de los peajes y los cargos de distribución.

También sostuvo la necesidad de crear demanda con proyectos especiales como buses con celdas de hidrógeno como combustible, además de formar el capital humano para para el diseño, construcción y operación de plantas y cadenas de suministro, junto al impulso de proveedores locales para entregar equipamiento, almacenamiento, transporte y distribución.

[LEA TAMBIÉN: Hidrógeno: proponen crear agenda sectorial en energía renovable e industrias relacionadas]

Subsidios

En la jornada también participó Marcelo Mena, director del Centro de Acción Climática de la Universidad Católica de Valparaíso, quien se refirió al desarrollo del hidrógeno verde en el contexto de los bajos precios del petróleo, afirmando que la curva de costos del hidrógeno “bajará sola”, por lo que planteó que en este tema se debe subsidiar inicialmente la inversión en hidrógeno o cobrar por las emisiones de CO2.

Por eso, indicó que se debe “establecer un impuesto específico con horizonte al 2030 para minería con la finalidad de financiar transición y acelerar inversiones en hidrógeno verde”, añadiendo que también es necesario fomentar l inversión privada e institucional, “estructurando financiamiento para bajar riesgo”.

En la conferencia también se dieron a conocer las experiencias internacionales en el desarrollo de proyectos, donde de mostró el caso de Japón, donde se incluyó al hidrógeno en la matriz energética, mediante el trabajo conjunto entre el sector público, privado y el mundo académico. Además, se vio el caso de Alemania, cuya estrategia considera recursos por 7 billones de euros para el desarrollo de tecnologías y otros 2 billones para establecer alianzas internacionales.