La precariedad en el acceso a sistemas de calefacción eficientes y a los servicios eléctricos han evidenciado la pobreza energética que existe en el país, en el actual contexto de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19, por lo que se planteó la importancia de abordar este tema desde un punto de vista multidisciplinario, donde las energías renovables cumplen un rol fundamental.

Esta fue la idea fuerza que se discutió en el webinar “Pobreza Energética: Una realidad y desafío que ha hecho evidente la crisis sanitaria”, organizado por la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera A.G.), en el marco del ciclo “Avanzando hacia un Chile renovable en tiempos de pandemia”.

Pertinencia

De acuerdo al diagnóstico del gremio, se decidió abrir las conferencias con este tema, “ya que una de las fallas de la sociedad, que la pandemia ha visibilizado, es la precariedad en el acceso a servicios básicos de un alto porcentaje de la población, la que -además- se ve amplificada por la informalidad y variabilidad de las fuentes de ingreso”.

El evento comenzó con una presentación del Oficial de Asuntos Económicos de la División de Recursos Naturales de la CEPAL, Rubén Contreras, quien se refirió al escenario latinoamericano y cómo la pandemia ha impactado en los índices de pobreza, abarcando aspectos como el acceso a la electricidad y a los sistemas de calefacción relacionados directamente con la precariedad de la vivienda, situación en la que Chile está por sobre la media.

[LEA TAMBIÉN: Académico chileno participa en publicación de libro sobre pobreza energética, de la editorial Oxford University Press]

Al respecto, la consejera de Acera y gerente de Sostenibilidad de Consorcio Eólico, Carola Venegas, quien estuvo a cargo del panel de conversación, comentó que el concepto de pobreza energética “se traduce en personas y familias que pasan frío, que no pueden conservar los alimentos, que tienen que lavar la ropa a mano o que se tienen que bañar con agua fría, elementos que se tiende a creer que tienen amplia cobertura y están resuelto. Estos problemas requieren un abordaje desde distintos sectores, desde lo público, pero también la tecnología y las energías renovables pueden tener un rol fundamental en cerrar estas brechas”.

Conversatorio

El conversatorio que abordó cómo la pobreza energética se ha visibilizado en el contexto de la crisis sanitaria, con una mirada capitalina, pero también con un importante enfoque regional, contó también con la participación del alcalde de Renca, Claudio Castro, el líder del Programa Inclusión Energética, Rubén Méndez, la gerente del Instituto Forestal de Los Ríos, Alejandra Schueftan, y la coordinadora de la Red de Pobreza Energética, Anahí Urquiza.

“Estos espacios de diálogo son fundamentales porque el desafío frente al desastre del coronavirus es muy grande y debe convocarnos a todos. No podemos proponernos nada menos que erradicar completamente la pobreza energética, pues ha revelado ser un factor dramático en la propagación de enfermedades respiratorias y del Covid-19. Debe nacer una nueva política habitacional, centrada ya no sólo en proveer de casas a los que no la tienen, sino que, en garantizar una habitabilidad de buen estándar, con energía de calidad, a toda la población”, comentó el Alcalde Castro.