Statkraft Chile ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) el proyecto “Subestación eléctrica y línea de transmisión 1×110 kV Cardonal -Quelentaro”, que contempla instalarse en la Región de O’Higgins, con una inversión estimada de US$11,5 millones.

La infraestructura está pensada para evacuar la energía “generada por proyectos de Energía Renovable No Convencional (ERNC) autorizados en la Provincia del Cardenal Caro, desde la citada subestación a la subestación Quelentaro de propiedad de CGE distribución S.A, la cual se encuentra calificada ambientalmente de modo favorable por la Dirección Ejecutiva del Servicio de Evaluación Ambiental mediante Resolución Exenta N°1.514/2005 “Aumento potencia subsistema Rapel”.

Iniciativa

Según la empresa, el proyecto consiste en la “implementación, construcción y operación de una subestación eléctrica del tipo AIS, barra simple con un paño de transformación 23/110 kV y una línea de transmisión eléctrica de aproximadamente 11,7 km de simple circuito trifásico de 110.000 Volts (110 kV), la cual incluye 67 estructuras, 60 corresponden a doble postación de hormigón armado con cruceta metálica y 7 torres metálicas reticuladas”.

Las estructuras con poste de hormigón serán montadas en fundaciones de relleno compactado con material seleccionado según requerimiento del tipo de suelo, y las torres metálicas reticuladas serán montadas sobre fundaciones de hormigón armado.

[LEA TAMBIÉN: Statkraft Chile suministrará 50% de energías renovables a consumo de Agrosuper]

El último tramo de 167 metros de la línea de transmisión eléctrica será soterrado, y parte de este tramo se emplaza al interior de la subestación Quelentaro existente.

El proyecto considera la intervención de 8 predios, estableciendo un área con obras temporales y permanentes de aproximadamente de 38,44 hectáreas, que corresponden a la superficie requerida para las respectivas instalaciones de faena de la fase de construcción y las obras permanentes que contemplan subestación Cardonal y faja de servidumbre de línea de transmisión.

Las superficies a utilizar por el proyecto de forma permanente corresponden a 0,4 hectáreas de la subestación eléctrica y de 34,8 ha aproximadamente para la línea de transmisión (faja de servidumbre). Se considera una franja de servidumbres que varía, por tramos, entre los 23 m; 26 m y 46 m de ancho, garantizando en todo momento el cumplimiento de la normativa técnica.

“Se estima una duración de la fase construcción de 15 meses, iniciando sus obras en junio del 2021, y una vez obtenida la Resolución de Calificación Ambiental favorable”, informó la empresa.