Encontrar instalaciones industriales, donde se pueda aprovechar el calor residual para desarrollar plantas desaladoras, es uno de los principales desafíos a futuro en la construcción de esta infraestructura para el tratamiento del agua que menciona Carlos Foxley, representante de Ventas en Chile de IDE Technologies, empresa que se desenvuelve en el sector de la desalación.

“El desafío es encontrar instalaciones industriales donde se pueda aprovechar el calor residual, con un bajo Capex, para producir vapor de muy baja presión y temperatura a muy bajo costo. Por ejemplo, si se construyese una nueva fundición de cobre en la costa, como alguna vez se evaluó en Mejillones, sin dudas la desalación térmica no sólo es posible técnicamente, sino que muy probablemente sería más competitiva que otras tecnologías con membranas”, señala el ejecutivo a ELECTRICIDAD.

Agrega que esto “es lo que grandes refinerías de petróleo o plantas de generación eléctrica han hecho con mucho éxito en otros países, como por ejemplo en India y China; donde hay plantas térmicas de tamaños superiores a 2000 las que generan agua de muy buena calidad y con muy bajo Opex”.

[LEA TAMBIÉN: Desalinización: Las dos principales tecnologías usadas en termoeléctricas]

A su juicio, las perspectivas a futuro para desalinización térmica “son muy atractivas cuando hay calores residuales disponibles en procesos industriales. Por ejemplo, cuando hay reacciones exotérmicas, como en una planta de ácidos, y se puede recuperar vapor de baja calidad o agua caliente, sin tener que gastar energía adicional en producirlo”.

“En ese caso, la desalación térmica es muy atractiva pues el consumo eléctrico de las mismas se reduce a menos de la mitad que en una planta de Osmosis Reversa, y se aprovecha el calor residual del proceso industrial, el que de otro modo se pierde”, añadió.

Energías renovables

Foxley también destaca el uso creciente de energías renovables para el suministro energético de las plantas desalinizadoras, precisando que su participación en la matriz energética chilena seguirá aumentando. “La energía es el componente principal del OPEX de las plantas desaladoras, por lo que contar con energía limpia y competitiva es muy importante”, indicó.

“Contar con energía limpia y barata es clave para que la desalinización siga creciendo. Por eso IDE Technologies ha diseñado muchas plantas desalinizadoras que tengan flexibilidad y puedan producir más durante las horas en que la energía más barata está disponible mientras produce menos en las horas en que la energía es más cara. Así, por ejemplo, en un sistema de agua potable para una ciudad, se podría generar más agua desalada cuando está disponible la generación en base a energía solar y eólica, y menos cuando no lo estén. Esto es posible porque a diferencia de la energía, el agua si es posible almacenar, y las empresas distribuidoras de agua potable, por ejemplo, tienen una red de estanques y tuberías que permiten este tipo de operaciones.