La Agencia Internacional de Energías Renovables (Irena en inglés) publicó el reporte sobre los costos de generación de estas tecnologías durante 2019, donde destacó el rol que tendrá el hidrógeno verde, producido con energías limpias, en el futuro, señalando que entre cinco y 15 años este recurso será más barato que la actual producción que tiene actualmente en base al uso de combustibles fósiles.

Según el análisis del organismo internacional, “el hidrógeno puede ofrecer una solución para los tipos de demanda de energía que son difíciles de obtener directamente”.

“Hoy en día, se producen alrededor de 120 megatones (Mt) de hidrógeno por año. Pero casi todo esto proviene de combustibles fósiles, con una alta huella de carbono; menos del 1% es hidrógeno verde, sostiene el documento, aunque se menciona que existen progresos hacia el hidrógeno verde, pues a principios de este año se puso en marcha en Japón una planta productora con un electrolizador de 10 MW.

[LEA TAMBIÉN: Estudio identificó esquemas de financiamiento mixto para proyectos de hidrógeno]

Irena también sostiene que la producción de hidrógeno con energía renovable viene bajando sus costos: “El hidrógeno verde tendrá un costo competitivo con el hidrógeno “azul” (producido a partir de combustibles fósiles combinados con captura) en los próximos años en lugares con electricidad renovable favorable de bajo costo”.

“El hidrógeno verde será más barato que el hidrógeno azul en muchos lugares dentro de los próximos 5 a 15 años. Ciertas industrias intensivas en energía pueden en el futuro trasladarse a áreas con buenos recursos de energía renovable para aprovechar este potencial para producir hidrógeno verde barato, lo que incluye la fabricación de hierro y el amoníaco”, se agrega.

Otro potencial que muestra este tipo de producción se puede dar en la industria del gas natural, que “también está mirando el hidrógeno como una solución prometedora para ecologizar el sistema de gas, extendiendo la vida de la infraestructura existente. Sin embargo, este enfoque debe ser visto con precaución a la luz de las perspectivas poco claras de poder reducir significativamente emisiones del sistema de gas y el potencial de bloquear la infraestructura intensiva en carbono”.

Finalmente el estudio de Irena plantea la necesidad de aumentar la capacidad de electrolizadores para producir hidrógeno, señalando que se requieren entre 50 GW y 60 GW  por año, a partir de ahora hasta 2050.