La Agencia Internacional de Energía (AIE) señaló que este año “está en camino de experimentar el mayor shock de demanda registrado en la historia de los mercados mundiales de gas natural”, debido al impacto de la pandemia de Covid-19, que está afectando a un mercado que ya venía en declive.

“Se espera que el consumo de gas caiga un 4% en 2020, debido a los sucesivos impactos de una menor demanda de calefacción por el cálido invierno, la implementación de medidas de cierre en casi todos los países y territorios para frenar la propagación del virus y un menor nivel de actividad. causado por la crisis macroeconómica inducida por Covid-19”, se indica.

Según el organismo, a principios de junio, “todos los principales mercados de gas están experimentando una caída de la demanda o un crecimiento lento en el mejor de los casos, como es el caso de la República Popular de China (en adelante, “China”). Europa es el mercado más afectado, con un descenso interanual del 7% en lo que va del año 2020″.

“El exceso de oferta mundial está impulsando los principales índices spot de gas natural a mínimos históricos, mientras que la industria del petróleo y el gas está reduciendo el gasto y posponiendo o cancelando algunos decisiones de inversión para compensar el grave déficit de ingresos”, agrega el informe.

[LEA TAMBIÉN: AIE estima que ventas de autos eléctricos superen los 2,3 millones de unidades este año]

La AIE estima que todas las regiones del planeta se ven afectadas por esta situación, siendo la generación de energía la más afectada, “representando la mitad de la disminución de la demanda total, seguida por el sector residencial y comercial y el sector industrial”.

Si bien prevé una recuperación gradual en 2021, el organismo internacional sostiene que la crisis de Covid-19 “tendrá impactos duraderos en los mercados de gas natural”, debido a que los principales impulsores a mediano plazo del crecimiento de la demanda están sujetos a varias incertidumbres clave. “Las repercusiones de la crisis de 2020 en el crecimiento se traducirán en 75 bcm de pérdida de demanda anual para 2025, que es del mismo tamaño que el aumento anual global de la demanda en 2019”, se informa en el reporte.

“Se espera que el gas natural licuado siga siendo el principal impulsor del crecimiento del comercio mundial de gas, pero se enfrenta al riesgo de una sobrecapacidad prolongada ya que la acumulación de nueva capacidad de exportación por decisiones de inversión anteriores supera el crecimiento de la demanda más lento de lo esperado”, concluye el análisis de la AIE.