El Banco Mundial destacó el rol del sector público en el desarrollo de la energía solar en el país, a través del marco regulatorio, especialmente con la Ley de participación ERNC, los cambios a las licitaciones de suministro que incluyeron los bloques horarios y la Ley de transmisión que incluye los planes de expansión y polos de desarrollo.

Así lo señala el reporte del organismo que estudió casos internacionales en el desarrollo de la energía solar, resaltando el alto nivel de recursos con que cuenta Chile: “En el desierto de Atacama, en el norte del país, la irradiación normal directa alcanza más de 3.300 kWh por m² por año, proporcionando excelentes recurso para CSP (Concentración Solar de Potencia). Para PV (fotovoltaica), las mejores ubicaciones en Chile pueden generar más de 2,500 kWh por kWp al año”.

[LEA TAMBIÉN: Generación eléctrica: centrales en etapa de pruebas totalizan 648 MW de capacidad instalada]

El informe además indica que las condiciones para el desarrollo de la CSP aumentarán sus posibilidades de participación mediante “la caída de los precios de la tecnología, la puesta en marcha del Proyecto Cerro Dominador (en construcción), y una creciente necesidad de energía renovable despachable”.

“El caso de Chile demuestra que existe un marco regulatorio sólido y establecido que apoya a los privados para la inversión en el sector eléctrico y que la presencia de fuertes compradores son clave para la rápida ampliación de la energía solar”, se sostiene.

Y agrega: “Con una mayor penetración de la energía solar variable, la atención debería centrarse en abordar la transmisión y los problemas de conexión de la red; y así proporcionar incentivos adecuados para la prestación de servicios auxiliares y de potencia firme para tener la capacidad de producción de energía destinada a estar disponible en todo momento, incluso en condiciones adversas”.

Vea acá el informe del Banco Mundial