La firma taiwanesa United Renewable Energy (URE) ha dado a conocer un scooter eléctrico en base a  una pila de combustible de hidrógeno. Sus características principales son una potencia similar al de un scooter de 125 cc, una velocidad máxima de 90 km/h, una autonomía de 110 kilómetros y una recarga que dura tres minutos.

URE se creó en 2018 a partir de la fusión de las tres principales empresas solares de Taiwán: Neo Solar Power Gintech Energy. y Solartech Energy. Sam Hong, presidente de URE, ha señalado que pretenden mantener su producción energética al mismo tiempo que optar por una estrategia de diversificación de productos.

Estas nuevas líneas de negocio se centran sobre todo en los scooters eléctricos movidos por hidrógeno, y otros campos relacionados con la energía y las nuevas tecnologías como los módulos fotovoltaicos de silicio diseñados internamente por la propia empresa y los sistemas portátiles de almacenamiento de energía para oficinas y viviendas.

[LEA TAMBIÉN: Hidrógeno: identifican los tres puntos que faltan para avanzar hacia un mercado local]

Desarrollo

El scooter eléctrico impulsado por celdas de combustible de hidrógeno de URE solamente libera agua, sin ninguna emisión dañina por su tubo de escape.

Cuenta con un motor eléctrico que ofrece una potencia homologable a la de un scooter de 125 cc. Para alimentarlo, el scooter conceptual de URE funciona con una pila de combustible de hidrógeno y una batería secundaria de iones de litio.

El conjunto tiene un peso total de alrededor de 110 kilos, lo que la aproxima al de un scooter eléctrico similar movido por baterías (la empresa lo compara con su gran competidor taiwanés, Gogoro).

La velocidad máxima a la que se puede desplazar es de 90 km/h y su aceleración hasta esa velocidad (o hasta 100 km/h según indica la empresa) es de 8 segundos. Con cada tanque de hidrógeno puede recorrer hasta 110 kilómetros, y es aquí donde radica su mayor virtud, puesto que en el repostaje tan solo hay que invertir tres minutos.

El futuro del hidrógeno

URE se muestra optimista ante el futuro de los vehículos con celdas de combustible de hidrógeno. Algunos de los fabricantes de automóviles en chinos, japoneses, europeos y continúan con su desarrollo tecnológico y ofrecen o están a punto de ofrecer modelos movidos por esta tecnología. Además, por ejemplo, gobiernos como el de Japón alentarán la adopción de esta tecnología con su promoción durante los próximos Juegos Olímpicos de Tokio de 2021.

[LEA TAMBIÉN: Faurecia y Michelin formalizan joint venture para producir sistemas de pila de combustible de hidrógeno]

La gran dificultad es la red de abastecimiento de hidrógeno. Mientras el scooter de hidrógeno de URE llega al mercado, la empresa está manteniendo conversaciones con proveedores locales de hidrógeno para solventar este problema. URE tiene la esperanza de lograr una solución para la infraestructura de combustible de hidrógeno aprovechando las oportunidades que se ofrecerán durante el período previo a los Juegos Olímpicos de Tokio.