(Biobío)  La planta de Enap en Hualpén dejará de operar durante dos meses a raíz de un proceso de mantención, que se adelantó debido a la pandemia del coronavirus. Aseguran que no habrá problemas con el abastecimiento de combustible en la región del Biobío.

Mientras que la Seremi de Salud inició un sumario, ya que producto de esta situación, se registraron malos olores.

Un ajuste en sus operaciones está realizando Enap, debido a que la demanda de combustible ha disminuido en un 40% durante el último tiempo, marcado por la pandemia del coronavirus.

Es por esto que en la refinería determinaron diversas medidas para minimizar las pérdidas, por lo que se adelantó la mantención de 4 unidades para este mes, que en un principio estaban programadas para noviembre de este año.

En este sentido, desde Enap señalan que la planta de Hualpén dejará de operar durante 60 días, lo que no perjudica las actividades del Puerto de San Vicente, en Talcahuano.

El seremi de Energía en el Biobío, Mauricio Henríquez, aseguró que el abastecimiento de combustible está asegurado para la zona y también el sur del país, por lo que no deberían existir problemas.

La mantención comenzó esta semana, sin embargo, durante esta jornada auditores de La Radio reportaron fuertes olores desde la refinería.

Según informó Enap, se trata de “hidrocarburos livianos que llegaron al sistema de agua de refrigeración”.

El seremi de Salud en el Biobío, Héctor Muñoz, confirmó que se inició un sumario sanitario producto de la situación en la refinería.

Respecto al cese de las operaciones producto de la mantención que se efectuará durante 2 meses, Enap afirma que no repercutirá en otras actividades que se desarrollan en la región.

Mientras que la Refinería Aconcagua sigue funcionando para cubrir la demanda en la zona norte y centro del país, que equivale a cerca del 60%.

Enap precisa que este modelo ya ha sido probado, de hecho en 2010 tras el terremoto y tsunami, donde la operaciones estuvieron detenidas producto de la catástrofe en la región del Biobío.