La Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) entregó un balance acerca de la cantidad de Inspecciones Periódicas de Instalaciones de Gas, procedimiento que permite obtener el Sello Verde, realizadas, desde marzo a la fecha, cifra que se ha visto fuertemente disminuida producto de la situación sanitaria que vive el país.

Esta medida se enmarca en la crisis generada por la propagación de Covid-19, provocando “importantes efectos al interior de las empresas dedicadas a la revisión de las Instalaciones de Gas, pues producto de las cuarentenas voluntarias y obligatorias, muchas familias optaron por postergar este proceso, para evitar que ingresen personas extrañas a sus domicilios”.

De acuerdo a información entregada por los propios Organismos de Certificación, que son las empresas autorizadas por la SEC para realizar este tipo de Inspecciones, cerca de un 50% de ellos han debido acogerse a la Ley de Protección de Empleo, para evitar perder a sus trabajadores dado el alto nivel de especialización que poseen.

Esto se tradujo en una fuerte caída en la cantidad de Inspecciones Periódicas que permiten obtener el Sello Verde, desde marzo de este año, donde la caída fue de un 21%, para continuar en abril, donde la baja alcanzó el 48%; para finalmente, en mayo, llegar al 57% de contracción, pues sólo se realizaron 9.159 Inspecciones, versus las 21.078 del mismo mes del año pasado.

[LEA TAMBIÉN: SEC advierte que durante abril, más de la mitad de las cuentas de luz se hicieron con facturas provisorias]

Seguridad

El superintendente de la SEC, Luis Ávila Bravo, sostuvo que este tema preocupa a la institución, pues no se tiene certeza acerca de las condiciones de seguridad de estas viviendas.

“Al no tener certeza del estado de sus instalaciones de gas, evidentemente, podemos señalar que podrían estar en una situación de riesgo. Por lo mismo, se hace aún más necesario reforzar las medidas de autocuidado en el uso del gas, sobre todo, ahora que las temperaturas han bajado bruscamente en parte importante del país. Esto, mientras dure la pandemia, ya que a medida que se retome la normalidad, la idea es que las personas vuelvan a realizar las inspecciones de sus instalaciones de gas”, señaló.

Dentro de las recomendaciones realizadas desde la SEC figuran el mantener una correcta ventilación de espacios donde operen artefactos a gas, si es que se está usando estufas en base a este energético; ducharse con la ventana del baño abierto si es que el calefón está dentro de dicho recinto, y no recostar los cilindros de gas licuado cuando les queda poco contenido. Esto es fundamental para minimizar eventuales situaciones de riesgo vinculados al monóxido de carbono, gas que se produce al interior del hogar durante la combustión y que puede generar múltiples malestares físicos e incluso la muerte ya que el monóxido de carbono es incoloro e inodoro.

A ello se suma, por ejemplo, no utilizar cuchillos o tijeras para retirar la etiqueta de seguridad de los cilindros de gas y no utilizar mangueras de jardín para conectar un cilindro de gas a artefactos. Para esto, se deben utilizar reguladores y flexibles en buen estado y que cuenten con su respectivo Sello SEC, distintivo que acredita que cumplen con las normas vigentes para un uso seguro. Si al entrar en una habitación se percibe olor a gas, se debe ventilar el espacio y no utilizar elementos que puedan provocar chispas.