(Diario Concepción) “Hemos llevado adelante un proceso para acelerar una transición energética justa hacia una matriz más eficiente, económica y limpia, capaz de sostener el desarrollo del país y, a la vez, reducir su impacto sobre su entorno y el clima. Este es un hito clave que marca la salida de Enel Chile de la generación a carbón en Chile”. Fue la buena nueva comunicada el pasado miércoles por el gerente general de Enel Chile, Paolo Pallotti, que significará la salida de sus dos centrales a carbón que operan en Coronel de aquí al 2022, adelantándose 19 años al compromiso de descarbonización.

“Un cambio de contexto y la evolución tecnológica de las renovables, que hace más eficientes los proyectos, nos permite anticipar el compromiso adquirido con el país cuando suscribimos el Plan Nacional de Descarbonización”, agregó.

La noticia, positiva por donde se le mire, si tiene distintas aristas con miras a su ejecución y posteriores consecuencias.

En lo ambiental, el seremi de Energía, Mauricio Henríquez, constató que tras estos cierres, sólo quedará una central térmica a carbón, Santa María de Coronel, que opera la empresa Colbún y que genera 350 MW. La autoridad celebró el vuelco que está tomando nuestra matriz eléctrica regional, la que en los años 90 sufrió una fuerte carbonización, con todos los impactos ambientales asociados en una zona declarada saturada por material particulado respirable.

[LEA TAMBIÉN: Cómo se viene el calendario de cierre de las próximas centrales termoeléctricas a carbón]

Qué otros efectos trae este cierre

El ingeniero eléctrico y experto en temas tarifarios de la Universidad de Concepción, Claudio Roa, sostuvo que por concepto de seguridad de suministro, la salida de estas centrales no implicará impacto alguno, toda vez que estas unidades están funcionando más que nada como respaldo.

Pero sí advirtió que las cuentas de la luz podrían subir en Coronel, debido al componente generación que está incluida en la ecuación enmarcada en la Ley de Equidad Tarifaria, que descuenta a las zonas generadoras de energía.

“Recordemos que no será un efecto inmediato, toda vez que tras el estallido social se congelaron las tarifas hasta 2022. Pero qué pasará después de eso… por eso, creo que este tema debiera resolverse antes de que explote, porque hay otras comunas en el norte que están en una situación similar. Son comunas modestas, que han sufrido las externalidades ambientales por décadas producto de la quema de carbón y parece un contrasentido que producto del cierre de las centrales, los habitantes deban pagar más por electricidad. Estamos a tiempo para encontrar la solución a eso”, planteó el académico.

¿Qué dicen desde el Coordinador Eléctrico Nacional?

“Las centrales Bocamina 1 y 2 representan actualmente el 5% de la capacidad de generación del Sistema Eléctrico Nacional. Los efectos de la salida de ambas centrales se debe estimar mediante un análisis técnico que debiese demorar en torno a 30 días”.

En tanto, el alcalde de Coronel, Boris Chamorro, dijo que van a estar muy de cerca acompañando el proceso, ya que hay que ver qué se harán con las cenizas, con los terrenos y con el tema empleo, que según sus estimaciones serían unos 80 empleos directos los que se perderían, aunque Enel adelantó que también se realizará un plan de reubicación para la totalidad de los trabajadores de ambas unidades.

¿Qué pasará con recursos judiciales en curso?

La abogada Paula Villegas, que ha liderado causas en contra de Enel por la arista de las relocalizaciones de pobladores que circundaban la central Bocamina, explicó que los procesos judiciales siguen su curso.

“Una cosa es que la empresa cierre, se vaya, pero otra son sus eventuales responsabilidades penales, tanto en este caso como en otros”.

En tanto, la abogada especialista en derecho ambiental y profesora de la Universidad de Concepción, Paula Nieto, sostuvo que es un aporte este adelantamiento.

“Pero me gustaría saber cómo harán su plan de cierre, si habrá planes de reconversión, porque hay que recordar que acá hay una Resolución de Calificación Ambiental asociada, que entre otros aspectos debe hacerse cargo de los pasivos ambientales y también analizar qué pasará con la Ley de Equidad Tarifaria“.

Cabe destacar que Enel aproximó que eventualmente pueden seguir operando, reconvirtiendo la central a una con combustible más limpio, así que en ese caso no habría diferencia en la aplicabilidad de la Ley de Equidad, que rebaja las tarifas eléctricas por ser zona generadora de energía.