La Empresa Nacional del Petróleo (Enap) cerró el primer trimestre de 2020 con una pérdida después de impuestos de US$ -34,2 millones, que se compara con la utilidad de US$13,7 millones en el mismo período de 2019, lo que se explica por el desplome internacional en los márgenes de refinación, una importante disminución en la demanda local y la fuerte caída de los precios del petróleo.

“Fruto de las medidas implementadas por la administración de la empresa, el 2019 Enap había logrado disminuir su deuda y mejorar su gestión, obteniendo resultados antes de impuesto que superaron en US$ 452 millones los del año 2018. Sin embargo, los resultados para el primer trimestre de este año reflejan las dificultades y los impactos de la pandemia en la actividad económica, con proyecciones de consumo en niveles mínimos y precios del petróleo históricamente bajos”, informó la empresa estatal.

El gerente general de Enap, Andrés Roccatagliata, señaló que “la industria en que participamos está siendo una de la más afectadas, con precios del petróleo que han llegado a ser negativos, y con márgenes de refinación absurdos, donde el precio de un barril de crudo es mayor al de un barril refinado. La detención temporal de refinerías en Italia, Portugal, Argentina y Japón son la prueba más clara de la crisis por la que atraviesa la industria a nivel global”.

“La administración de Enap, junto con sus ejecutivos y trabajadores, están realizando todos los esfuerzos para ajustar costos, minimizar los efectos de la crisis y evaluar, día a día, los pasos necesarios para que la empresa se adapte a este nuevo contexto y pueda seguir cumpliendo su rol estratégico. Para este año será necesario el compromiso, colaboración y generosidad de todos en Enap para salir adelante y enfrentar esta crisis”, agregó.

[LEA TAMBIÉN: Enap quiere aliviar la carga y busca refinanciar vencimientos de 2020]

Pandemia

Ante el actual contexto marcado por la pandemia del Covid-19, el directorio de la estatal definió tres focos, relacionados con cuidar de la salud y seguridad de todos los que directa o indirectamente trabajan en Enap, asegurar el abastecimiento de combustibles del país y minimizar las pérdidas, de modo de ahorrar recursos al Estado, para destinarlos a tantos chilenos que hoy más que nunca los necesitan.

Dentro de la reducción de pérdidas se incluyen estas medidas:

  • Reducción de inversiones en un 40%, por más de 160 mil millones de pesos (US$200 millones).
  • Detención en la perforación de pozos hasta que los precios aseguren su rentabilidad.
  • Renegociación de costos de contratos.
  • Adopción de una estricta política de austeridad, eliminando todo tipo de gastos que no sean estrictamente necesarios (horas extraordinarias, suspensión de contrataciones, eliminación de viajes, asesorías y servicios profesionales, entre otros). A la fecha estos esfuerzos totalizan US$ 23 millones.
  • Ajuste en la estrategia de compra de crudo para reducir el costo de la canasta.
  • Refinanciamiento anticipado de los vencimientos de pasivos financieros del 2020 por US$ 620 millones.