(Diario Concepción) El directorio de Enel Generación Chile realizó una importante decisión: adelantar el cierre de las dos unidades del complejo termoeléctrico Central Bocamina, ubicado en la comuna de Coronel.

Para concretar esta medida “la compañía solicitará formalmente al secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE) que se autorice el retiro final, desconexión y cese de operación de Bocamina I (128 MW) a más tardar el 31 de diciembre de 2020 y de Bocamina II (350 MW) a más tardar el 31 de mayo de 2022”, precisaron.

Es así como la compañía estaría así adelantando el Plan de Descarbonización Nacional suscrito con el Ministerio de Energía el cuatro de junio de 2019, que preveía el cierre de la unidad I hacia fines de 2023 y, a más tardar, en 2040 para Bocamina II.

“Hemos llevado adelante un proceso para acelerar una transición energética justa hacia una matriz más eficiente, económica y limpia, capaz de sostener el desarrollo del país y, a la vez, reducir su impacto sobre su entorno y el clima. Este es un hito clave que marca la salida de Enel Chile de la generación a carbón en Chile”, explicó el gerente general de Enel Chile, Paolo Pallotti.

Y añadió: “Un cambio de contexto y la evolución tecnológica de las renovables que hace más eficientes los proyectos, nos permite anticipar el compromiso adquirido con el país cuando suscribimos el Plan Nacional de Descarbonización”.

Lo que se buscará ahora es acelerar los compromisos para enfrentar los efectos del cambio climático, “al tiempo que avanza el plan de añadir 2GW de energías renovables hacia 2022”, puntualizaron.

De aprobarse la solicitud de desconexión, Enel Chile registrará una pérdida por deterioro relacionada a la central Bocamina 2 que afectará el resultado neto de 2020 de Enel Chile, por un monto aproximado de $470.000 millones (aproximadamente USD $586 millones).

El gerente general de Enel Generación Chile, Michele Siciliano, destacó los impactos positivos de este giro. “Con esta decisión somos la primera compañía chilena en dejar de generar con carbón, lo que tiene beneficios desde los puntos de vista ambiental, económico y social. Así damos respuesta a concreta al plan de acción de Chile y de Enel respecto a las metas del objetivo de desarrollo sostenible conexo con las Acciones para el Clima.”

[LEA TAMBIÉN: Descarbonización: Enel Generación busca adelantar cierre de Bocamina I y II]

Impacto del anuncio

Las reacciones no se hicieron esperar. Un emocionado alcalde de Coronel, Boris Chamorro, sentenció: “Este es el triunfo de la ciudadanía. Dijimos desde un principio en la mesa de descarbonización que el cierre debía adelantarse. Por eso valoro la petición de Enel Generación a la Comisión Nacional de Energía. Este lo ganó el pueblo, que vivieron por décadas en una zona de sacrificio. La verdad es que es una satisfacción muy grande, que emociona. Esto es fruto de la coherencia de esta administración desde que asumió. Con este cierre de termina la quema de un millón de toneladas. Por eso espero que la CNE esté velando porque este cierre se materialice en el tiempo acordado”.

El diputado Féliz González indicó que “los ecologistas celebramos que se cierren las centrales Bocamina I y II. Son centrales que tienen a toda la gente de Coronel, de San Pedro de la Paz, Lota, respirando todos los días metales pesados, respirando venenos. Dañan los ecosistemas marinos y también tienen un vertedero de cenizas en medio de la ciudad”.

El Intendente de la Región del Bío Bío, Sergio Giacaman García, calificó de histórico este anuncio. “Este compromiso casi inmediato de cierre hecho por Enel, es una tremenda noticia, y muestra el compromiso de la empresa con nuestros lineamientos medioambientales, con las personas en el centro”.

Mientras que el Seremi de Energía, Mauricio Henríquez, aseveró que “llevamos un trabajo con Enel todo este tiempo, desde el lanzamiento del plan de descarbonización (…) Bocamina I iba a cerrar en diciembre de 2023, y cerrará en diciembre este año. Bocamina II cerraba en 2040 y se adelantará 18 años, fijando su cierre en mayo de 2022. Esto impactará positivamente a la ciudadanía, pero también a nuestra matriz eléctrica regional, ya que salen 428 MW entre ambas centrales y están entrando 70 MW en base a energías limpias. Así, sólo queda Santa María de Colbún inyectando a carbón en la Región del Bío Bío (Coronel 350 MW), y con un plan de cierre hacia el 2040, pero sujeto a revisión”.

Finalmente, el seremi de Medio Ambiente, Mario Delannays, sostuvo que se “contribuye directamente a disminuir las emisiones de material particulado en el Gran Concepción. Tenemos un plan de descontaminación vigente y, sin duda, que esto nos ayuda mucho a mejorar el aire que respiran los coronelinos y, por cierto, todos nosotros. No obstante, vamos a estar muy atentos al proceso que viene, hay una RCA vigente, y queremos que se materialice este proceso, haremos seguimiento permanente y eso lo debe tener claro la ciudadanía. Vamos a continuar el trabajo en conjunto que hemos realizado con la comunidad a través del PRAS”.