El directorio de Enel Generación Chile anunció su decisión de adelantar el cierre de las dos unidades a carbón del complejo termoeléctrico de la central Bocamina, ubicada en Coronel, por lo que solicitará a la Comisión Nacional de Energía (CNE) la autorización del retiro final, desconexión y cese de operaciones de Bocamina I, de 128 MW, a más tardar el 31 de diciembre de este año, mientras que Bocamina II, de 350 MW, se realizará al 31 de mayo de 2022.

El plan original era retirar la unidad I de la central generadora hacia fines de 2023, mientras que Bocamina II estaba contemplada para cerrar en 2040.

Pablo Pallotti, gerente general de Enel Chile, señaló que esta medida responde a la necesidad de “acelerar una transición energética justa hacia una matriz más eficiente, económica y limpia, capaz de sostener el desarrollo del país y, a la vez, reducir su impacto sobre el entorno y el clima”.

Pérdidas

Según indicó la empresa, “de aprobarse la solicitud de desconexión, Enel Chile registrará una pérdida por deterioro relacionada a la central Bocamina 2 que afectará el resultado neto de 2020 de Enel Chile, por un monto aproximado de $470.000 millones (aproximadamente US$586 millones)”.

De todos modos, el gerente general de Enel Generación Chile, Michele Siciliano, destacó que con esta decisión “somos la primera compañía chilena en dejar de generar con carbón, lo que tiene beneficios desde los puntos de vista ambiental, económico y social”.

[LEA TAMBIÉN: Demanda eléctrica profundizó caída a 7% por cuarentena en Región Metropolitana]

Renovables

Enel Chile destacó que junto a esta medida también se avanza en el desarrollo de los proyectos incluidos en su Plan Industrial, que suman 2 GW de capacidad instalada renovable a 2022, de los cuales la mitad ya está en construcción.

Entre los proyectos en desarrollo destacan Azabache (60,9MW), la primera planta industrial híbrida en el país; Campos del Sol (382MW), una de los proyectos solares en construcción más grande de Chile y la ampliación de 33 MW de Cerro Pabellón (48MW), la única planta geotérmica en operación en Sudamérica.

De la misma forma que lo hizo en el caso de Central Tarapacá, cuya unidad de carbón fue retirada del sistema en diciembre de 2019, para el caso de Bocamina también se realizará un plan de reubicación para la totalidad de los trabajadores de ambas unidades, considerando oportunidades en todas las áreas y líneas de negocios del grupo en Chile.

Ministerio

La decisión de Enel fue celebrada por el ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, quien se encuentra en cuarentena en su hogar, luego de dar positivo al test de Covid-19: “Este cierre anticipado está en línea con los esfuerzos del gobierno de avanzar decididamente hacia una matriz de generación más limpia y menos contaminantes”.

La autoridad también resaltó el hecho de que este cierre de la central se produzca en una zona de alta concentración industrial, lo que favorecerá a los habitantes de Coronel.

Jobet sostuvo que con esto, desde diciembre de 2019, “hemos logrado adelantar la salida de seis centrales, llegando a un total de 12 que serán cerradas en la fase I, antes de 2024”.