Con el fin de colaborar con pacientes inmunodeficientes en el marco de la actual emergencia sanitaria, E-mov junto a Engie pusieron a disposición de la Fundación Vivir más Feliz veinte autos 100% eléctricos, para trasladar de forma segura a niños con cáncer y sus acompañantes mientras realizan sus tratamientos.

De esta forma, el acuerdo considera el uso de los autos eléctricos para los trayectos de los menores hacia el TROI –centro oncopediátrico y de trasplante de médula ósea integral creado por la Fundación y el Hospital Calvo Mackenna-, desde sus casas y/o casas de acogida, en caso de ser de regiones, en medio de la pandemia generada por el Covid-19, asegurando así un mayor distanciamiento social utilizando transporte privado.

“Estamos orgullosos de poder aportar de manera concreta a quienes más lo necesitan en tiempos de crisis. En Engie queremos solucionar problemas a la gente, que las ciudades sean más colaborativas, por lo que si podemos mitigar las posibilidades de contagio usando transporte privado a niños que hoy se encuentran en mayor riesgo, es una acción que estamos felices de poder realizar”, señaló Matías Bernales, gerente de Sostenibilidad de Engie.

Se proyectan cerca de cien viajes mensuales en una primera etapa, trasladando desde cinco a diez niños semanalmente -de cero hasta quince años de edad- además de los adultos que los acompañan.

[LEA TAMBIÉN: E-Mov pone a disposición su flota eléctrica para el traslado de personal e insumos médicos]