(Diario Concepción) Es el caso del proyecto Newen Küruf, perteneciente a la Sociedad Eólica Valle Verde SpA, el que pretende instalar un parque eólico en la comuna de Mulchén, Provincia del Bío Bío.

La inversión estimada es de US$ 230 millones, que en moneda nacional, se convierten en $185 mil millones.

Y se trata, nada más y nada menos, que en el número más grande del año en la Región del Bío Bío, no sólo en materia de generación de energía renovable, sino que en todos los sectores productivos.

Sin embargo, para que se concrete debe sortear las diversas etapas que la normativa vigente exige. Es por ello que se encuentra en proceso de admisión en el Servicio de Evaluación Ambiental Bío Bío, SEA.

Los documentos fueron ingresados al Sistema de Evaluación Ambiental, Seia, el día 22 de mayo del año en curso.

[LEA TAMBIÉN: Región del Biobío: Energías renovables comandan la inversión en 2020]

El proyecto

Newen Küruf consiste en la instalación de 30 aeroegeneradores en un predio distante a 5 kilómetros del centro urbano de Mulchén.

Cada uno de ellos “presenta una potencia de hasta 5,6 MW, los que en conjunto totalizan una potencia nominal máxima instalada de hasta 168 MW”, explicó el representante legal de Sociedad Eólica Valle Verde SpA, Mauricio Sebastián Ahumada Kuhnow, al SEA Bío Bío.

Añadió que “evacuarán la energía generada mediante una red eléctrica soterrada de media tensión (33 kV), hacia la subestación eléctrica del proyecto. Finalmente, en esta instalación se eleva la tensión para evacuar la energía a través de una línea de transmisión de alta tensión aérea de 220 kV, en adelante también “LAT”, de aprox. 17 km de extensión, que conectará con la subestación eléctrica Mulchén (existente) del Sistema Eléctrico Nacional, también ubicada en dicha comuna”.

Todo lo anterior con el objetivo de “inyectar un promedio de 550 GWh anuales de energía renovable no convencional al Sistema Eléctrico Nacional, en adelante también “SEN” (…). Con una capacidad total instalada de hasta 168 MW, aportando a las políticas del país sobre descarbonización de la matriz energética, en concordancia con el Acuerdo Climático de París 2015 y la Política Energética de Chile 2050”, resaltó el ejecutivo al SEA Bío Bío.

De ser aprobado, las primeras obras deberían verse a fines de abril del próximo año. Se necesitarán 80 personas con un máximo de 200. Mientras que para la fase de operación sólo seis.