El rol de la mujer en el mundo de la electromovilidad se ha ido abriendo junto con el proceso de apertura en el conocimiento que implica el desarrollo de esta tecnología, especialmente en China, donde la experiencia en la incorporación de mujeres se ha adelantado respecto a lo que sucede en Latinoamérica, según señaló Tamara Berríos, country manager de BYD Chile.

La ejecutiva participó en la conferencia on line “Mujeres que inspiran sustentabilidad”, la cual forma parte del ciclo que organiza Cero Emisión junto a la Fundación Chile 21, donde además estuvieron Ana Lía Rojas, socia fundadora de Ener Connex; Kristine Tompkins, co-Fundadora de Tompkins Conservation, ex CEO de Patagonia; Estela Nahuelpan, presidenta de la Comunidad Mateo Nahuelpan, y Soledad Mella, presidenta de la Asociación de Recicladores de Base.

Berríos destacó la experiencia de la mujer en el sector de la electromovilidad en China, donde abordó el trabajo que realiza BYD en la construcción de buses eléctricos: “Mi jefe es una mujer y yo trabajo con mujeres que están a cargo de las plantas de fabricación y mis equipos de producción de buses eléctricos son mujeres. En China hay una igualdad de condiciones para trabajar, a pesar de lo que se pueda pensar con lo estrictos que son en muchos aspectos”.

[LEA TAMBIÉN: Las cinco nuevas embajadoras chilenas de la Conferencia Ministerial de Energía Limpia]

“La apertura para trabajar de igual a igual entre una mujer y un hombre está. A nivel mundial esto ya está cambiando, pues la tecnología y el conocimiento está abierto para todos”, indicó.

Berríos señaló que la experiencia en Chile también ha tenido a mujeres a cargo del Ministerio de Transportes, en lo que ha sido la incorporación de los 400 buses eléctricos en Santiago. “La decisión de que estas flotas operarán estuvo a cargo de mujeres en el Ministerio en la actualidad y en el gobierno anterior, entonces las mujeres normalmente tienen esta tendencia a arriesgarse, porque probar es parte del desarrollo”. afirmó.

A su juicio, las mujeres en el sector han demostrado tener resiliencia a la hora de incorporar tecnologías nuevas como la movilidad eléctrica en la industria del transporte, además de enfrentar hábitos culturales, “fortaleciendo estos nuevos conocimientos, llevando las discusiones a nivel técnico para trabajar de igual a igual. No hay área restrictiva para nosotras”.