La necesidad de avanzar en la disminución en el precio de los vehículos eléctricos en el mercado es un factor clave para la masificación de la electromovilidad, indica a ELECTRICIDAD Aroa Ruzo, directora de Building Business de Schneider Electric Chile, quien también plantea la oportunidad de aprovechar los bajos costos de la electricidad en comparación a los combustibles fósiles en el uso de estas tecnologías.

A su juicio, este proceso debe ser llevado a cabo por toda la cadena de valor, desde fabricantes y proveedores, hasta las autoridades y distribuidores.

Situación actual

¿Qué es lo que está haciendo Schneider Electric en materia de electromovilidad en Chile y el mundo?

A pesar del contexto actual, el mundo todavía está trabajando en la descarbonización y uno de los ejes centrales de este desafío es el transporte. La electrificación vehícular es un foco importante en este sentido, no obstante, para lograrlo, hay que tomar en cuenta la participación de toda la industria que la compone. Fabricantes, distribuidores, autoridades y proveedores deben impulsar el uso de energía más limpia para la acelerar este proceso.

En este sentido, Schneider Electric está realizando su aporte en la masificación de automóviles eléctricos a través de la entrega de equipos de alta tecnología para que puedan ser utilizados en puntos estratégicos de recarga. Una virtud que es propia de este tipo de energía, es que se requiere únicamente de distribución eléctrica en la infraestructura para construir un nuevo puesto de alimento de recarga. De esta forma, se abre una gran cantidad de posibilidades para generar puntos de recarga que sean convenientes para los consumidores.

[LEA TAMBIÉN: Cómo la reforma a la distribución impulsará la digitalización]

¿Qué perspectivas de crecimiento en la demanda de vehículos eléctricos ven para Chile?

El crecimiento de esta tendencia es un esfuerzo colectivo en el que participan todos los miembros de la industria automotriz, así como también quienes componen el rubro energético, especialmente el eléctrico. Hasta el momento, sin duda hemos visto avances. Ha aumentado la oferta de vehículos eléctricos en mercado nacional; se ha visto un mayor número de puntos de carga, ya sea en alguna estación de servicio como en otros puntos, como malls; asimismo, hemos visto esfuerzos por parte de las autoridades para electrificar el transporte público, especialmente con la red de buses urbanos. No obstante aún no se ha producido una baja en el precio de los automóviles eléctricos, factor que es esencial para masificar el uso de estos vehículos. Tomando en cuenta estos antecedentes, aún falta un cambio en este aspecto para aumentar su demanda.

¿Cuáles son los principales beneficios que aprecian para las empresas que usan estas tecnología? desde el punta de vista de costos.

Principalmente son dos, la más conocida está relacionada con el gasto recarga que tiene. El costo de la electricidad es mucho más conveniente en comparación al valor de combustible y la volatilidad de su precio. En segunda instancia se encuentran los costos asociados al mantenimiento del vehículo, por ejemplo, no es necesario invertir en aceite y lubricantes porque este tipo de vehículos no cuentan con transmisiones mecánicas.

Poco a poco están aumentando los puntos de carga de estos vehículos ¿qué impacto calculan que tendrá para la masificación en este tema?

Si bien estamos haciendo un esfuerzo en proveer sistemas y equipos confiables que puedan entregar energía a los vehículos de las personas, y es un punto de apoyo para aumentar su masificación, se requiere de una multiplicidad de factores para alcanzar este objetivo. Por ejemplo, con el precio que tienen actualmente estas unidades, de nada contribuirá la difusión de los beneficios económicos de su uso si la inversión requerida para obtener un modelo de este tipo sigue siendo muy alta.