El sector energético, especialmente a través de las tecnologías renovables, es uno de los que presentan un mayor potencial para la recuperación productiva de la región de acuerdo con las estimaciones de Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) durante la conferencia online “Liderazgo ante una Crisis Global: Perspectivas desde América Latina y el Caribe”, organizada por Pacto Global de Naciones Unidas.

La ejecutiva destacó el fortalecimiento de la digitalización en esta crisis, señalando que es necesario avanzar en el desarrollo del capital humano para la recuperación económica que vendrá tras la pandemia, donde se requerirán consenso en “la integración regional”.

[LEA TAMBIÉN: BID prevé que el sector energético puede impulsar recuperación económica tras la pandemia]

Keller

En la conferencia también participó Thomas Keller, gerente general de Colbún, quien destacó las medidas realizadas en Chile para posponer el pago de los servicios eléctricos en los sectores socioeconómicos más vulnerables, agregando que “tendremos que aprender a vivir con niveles de incertidumbre y volatilidad por mucho tiempo, por lo que hay que ser humilde y flexible en estos momentos, en que empresas, trabajadores y gobierno vamos a tener que transitar por un camino de ajustes y aprendizajes”.

El ejecutivo destacó la respuesta que han dado las empresas de servicios básicos en Chile, para no cortar el suministro ante la falta de pago de los clientes durante la actual crisis, además de las compañías de generación eléctrica, donde señaló que ha habido un incremento en el relacionamiento con las comunidades locales donde se emplazan sus proyectos.

Según Keller, el acuerdo entre distintos actores es fundamental para salir de la crisis, precisando que también es una posibilidad para el sector eléctrico para contribuir a mitigar los efectos del cambio climático. “Una sociedad más intensiva en el uso y consumo de electricidad será también mucho más resiliente al cambio climático y en Chile estamos embarcados en un programa muy agresivo de ir cambiando las fuentes térmicas a fuentes renovables, con energía solar y eólica”.