Un incremento de 29,4% registró la generación eléctrica en base a geotermia, pasando desde 12.284 MW en 2015 a 15.950 MW en lo que va del año, según se indicó en el evento on line “Global geothermal update”, donde se actualizaron los reportes mundiales sobre el uso de esta fuente energética, lo cual fue destacado por director del Centro de Excelencia en Geotermia Los Andes (Cega), Diego Morata.

“Por primera vez Chile entra en la estadística de estos reportes gracias a la apertura de Cerro Pabellón el 2017. Después de mucho prometer, al fin el país entra al club de los generadores”, dijo Morata, quien resaltó el caso de Turquía, “como uno de los que más ha crecido en capacidad instalada pasando de 721 MWe a 1.549 MWe”.

“Turquía es una de las pocas naciones donde el financiamiento privado es prioritario (90% privado y 10% estatal), pues en la gran mayoría de los estados que crecen en su capacidad geotérmica, el financiamiento público en las primeras etapas de desarrollo es crucial”, añadió.

Para Mauricio Muñoz, investigador de la Unidad de Proyectos del Cega, actualmente “se está abriendo una nueva posibilidad de aumentar la producción, como ha mostrado el reporte en la zona de The Geysers de Estados Unidos, al respecto comenta: Es uno de los campos más antiguos del mundo y solo por una mejora en la eficiencia de los equipos ha mejorado su producción,, lo que te demuestra que el potencial instalado es mejorable, si se perfecciona su administración, abriendo posibilidades para muchas plantas de la década de los 70 y 80, que podrían aumentar su performance y sostenibilidad”.

[LEA TAMBIÉN: Consejo geotérmico busca mejorar modelaciones de costos para proyectos del sector]

Usos

Durante el evento on line el presidente de la Asociación Internacional de Geotermia, Alexander Ritcher, señaló que esta fuente energética “está en la posición de levantarse mucho más de lo que ha crecido, porque tiene mucho que ofrecer, sobretodo en calefacción distrital y producción de alimentos”.

Con datos de 88 países y 107.727 MWt de capacidad instalada, el uso directo del calor de la Tierra se ha incrementado en 52% en los últimos 5 años, y se espera siga creciendo aún más. El uso dominante en esta área sigue siendo las bombas de calor geotérmicas, atribuyéndose un 58% del uso térmico mundial, seguidas por las bombas de calor el uso recreativo de termas (18%), calefacción de espacios (16%),  e invernaderos y calefacción de suelos (3,5%).

“Si bien hay un gran crecimiento de las bombas de calor, porque pueden instalarse en cualquier parte, hay un aumento también en el uso de la fuente termal no solo para balneario, que son cada vez más ingeniosos. Y a pesar de lo simple que son, es bien llamativo ver cómo el ingenio aparece para poder administrar bien unos pocos litros de agua caliente”, planteó Mauricio Muñoz.

Según Diego Morata, “hay que mirar el número del boom del uso directo como una oportunidad para realizar cambios urgentes en el país, hacia ciudades más amigables, con distritos calefaccionados con geotermia, una energía local que puede proveer a muchos territorios sin importación de energía más cara”.

“Además, es una oportunidad para el crecimiento agrario sustentable, con apoyo de invernaderos geotérmicos que fomenten la producción local disminuyendo las importaciones entre regiones. La producción local es vital en el desarrollo actual y la geotermia apoya eso”, concluyó.